La eólica marina puede agravar la situación del sector pesquero gallego

Eólica marina. / Pixabay
Eólica marina. / Pixabay.
La pesca y la protección del medio ambiente son los principales obstáculos para las eólicas en Galicia, algo que hace años ya se evidenció en el Golfo de Cádiz por los daños a la pesca y comunicación submarina con el norte de África.
La eólica marina puede agravar la situación del sector pesquero gallego

Curiosamente, las ventajas de la eólica marina que las empresas hidroeléctricas quieren instalar en al menos tres puntos muy concretos de Galicia, radicaban -es posible que ya no tanto- en facilitar 17.000 GW anuales de los que serían directamente beneficiarias dos de las industrias que en las provincias de Lugo y A Coruña consumen importantes cantidades de electricidad y cuyo futuro está en el aire: Alcoa.

Viabilidad en la instalación

Según un informe del GOE (Galician Offshore Energy Group)  los enclaves más adecuados para la instalación en las costas de Galicia de los parques eólicos marinos y sus respectivos aerogeneradores son: Val Miñor-Atios, Punta Langosteira-Sabón y A Mariña-Xove, donde existen importantes caladeros de especies muy comerciales para la flota de bajura gallega. Esto supone, a priori, un hándicap importante a la hora de hacer compatible ambas producciones.

El mismo estudio del GOE considera que es viable la instalación en todas las áreas citadas de los parques de aerogeneradores eólicos marinos hasta los 38 kilómetros de la costa y "siendo siempre prioritaria la instalación a partir de 8 kilómetros para evitar la visibilidad desde tierra" de las torres y las aspas de los que los marineros gallegos denominan "muiños de vento" en el mar.

Desventajas

La pesca y la protección del medio ambiente son los principales obstáculos para las eólicas en Galicia, algo que hace años ya se evidenció en el Golfo de Cádiz con protestas generalizadas por los daños que podrían ocasionar a la pesca los nuevos sistemas de comunicación submarina con el norte de África. Cuanto más si se trata de aerogeneradores y la maraña de cables y tuberías, asimismo submarinos, para el transporte de la electricidad generada en las turbinas, entre las torres y los receptores en tierra, que dificultarían en gran medida el desarrollo de las faenas de la pesca en las inmediaciones de los parques.

Por este motivo, se considera en el GOE que la aplicación en Galicia de la tecnología eólica marina debe plantearse "desde el respeto, el equilibrio y la compatibilidad con las actividades pesqueras y con la preservación del ecosistema marino", tal y como recogía en ABC Natalia Sequeiro.

El promedio de vida de un parque eólico es de 20 años, en tierra. Menos, obviamente, en el mar. Sus principales efectos negativos los perciben en tierra las aves y los murciélagos, además de los seres humanos residentes en las proximidades de esos parques ya que .les que provoca problemas de calidad de vida. Si esto es así, ¿qué se puede decir de las poblaciones de peces, los pescadores y mariscadores que, necesariamente, han de realizar sus funciones a no mucha distancia de los aerogeneradores?

Cofradías de pescadores y ecologistas andaluces argumentan daños a la pesca, en concreto al langostino, y dificultades provocadas por los cables que transportan la producción eléctrica. 

Ventajas

En Holanda, Alemania, Reino Unido  y Dinamarca,  países europeos con potentes parques eólicos marinos en pleno desarrollo, confían en que los aerogeneradores y las bases de las torres se conviertan en criaderos que aumentan incluso las poblaciones de peces.

 La optimización de la red de transporte de la producción eléctrica y la distribución "asegurada" de tal producción dada la existencia en la Comunidad gallega de empresas que son grandes consumidoras, como las ya citadas de Alcoa, en A Mariña lucense, y la también Alcoa en A Coruña, provincia esta que tiene previsto situar próximamente en las inmediaciones del parque de Langosteira-Sabón las instalaciones del puerto petrolero de la única refinería de petróleos existente en Galicia.

Son, pues, los beneficios económicos el principal atractivo de las empresas eléctricas que aspiran a ser las concesionarias de estos parques que el Parlamento de Galicia rechazó por unanimidad en 2009. Ahora, concretamente el pasado día 26 de mayo de 2021, la Cámara gallega aprobaba con los votos a favor del PP y el PSdeG -con el rechazo del BNG- una proposición no de ley del Grupo Popular que tiene como objetivo promover y dinamizar el desarrollo de la eólica marina en aguas gallegas. Un acuerdo en el que se insta a la Xunta a promocionar el conocimiento y la implementación de la tecnología para implantar parques eólicos en alta mar y evaluar el asentamiento de parques en el contorno marítimo contiguo siempre que se garantice "que no se cause daño a las actividades pesqueras y la preservación del ecosistema marino".

La eólica marina, energía inagotable

Es una energía limpia, es decir, no contaminante. Es renovable e inagotable, y el mayor recurso de la tierra (hasta el doble que un parque terrestre medio). En Galicia aprovecha el viento -al igual que en tierra- para producir electricidad. Los parques marinos se construyen habitualmente en zonas de una profundidad inferior a los 60 metros, lo que parece contradecir inicialmente ese planteamiento de la Xunta de separar de la costa los aerogeneradores para que estos no se visibilicen. De ser así, esos 60 metros de profundidad señalados se alcanzarán a muy poca distancia de la costa.

Además, en teoría, se han de evitar los espacios de especial interés ambiental y las rutas de los peces, aspectos que añaden dificultades para la ubicación de los mencionados tres parques a instalar en la Comunidad gallega.

Es, como se indica, la fuerza del viento la que hace girar las aspas del aerogenerador marino. Estas aspas están conectadas a una turbina. La energía cinética (la que posee un cuerpo en movimiento relativo) se transforma en electricidad  y llega al interior de la torre donde se convierte de continua a alterna y se distribuye por medio de cables submarinos a las estaciones. Se convierte en corriente de alto voltaje y es transportada garantizando el suministro de poblaciones cercanas y sus industrias.

En el año 2035, España podrá contar con aerogeneradores marinos en toda su costa y generar hasta 25.000 megavatios de potencia al año. Con ello se evitaría la emisión de 25 millones de toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

La potencia eólica marina instalada en Europa alcanzó los 22 GW en 2019. En las costas europeas hay 5.047 aerogeneradores repartidos en 60 parques eólicos de 12 países. La distancia media de esos parques con la costa es de 59 kilómetros. 

Para lograr los objetivos de descarbonización, la Comisión Europea estima necesarios entre 230 y 450 GW de potencia instalada de eólica marina en 2050. De este modo se cubriría un 30% de la demanda energética de toda Europa. En esa fecha España podría tener una capacidad instalada de 13 GW

La descarbonización de Galicia

Los aerogeneradores instalados en tierra en Galicia no cubren la pérdida de potencia instalada debida a la clausura de las centrales térmicas de carbón, que se estima puede ser de aproximadamente dos GW. Suplir esa capacidad de generación todavía no está en las posibilidades  de los molinos de viento terrestres. La eólica marina se centra en la baja densidad con la instalación de 1,5 GW (la misma que tenía la planta de As Pontes); pero en la densidad media podría alcanzar los 4 GW, potencia instalada que duplicaría la producida conjuntamente por As Pontes y Meirama. 

La instalación de aerogeneradores en el mar podría suponer la creación de 5.000 empleos directos hasta el año 2030 y producir 17.000 GW al año, si se opta por la densidad media.

Las cifras, mareantes, no deben hacer que se pierda de vista la repercusión de la instalación próxima a la costa gallega de esos tres parques eólicos marinos, dos de ellos -los de A Mariña y Langosteira- muy productivos para el sector de bajura y de artes varias, de los que viven alrededor de 2.800 o 3.000 marineros. @mundiario

La eólica marina puede agravar la situación del sector pesquero gallego
Comentarios