La edad es un factor muy determinante a la hora de elegir una hipoteca

Hipotecas Variables / Dreamstime
Hipotecas Variables. / Dreamstime

En función de la edad a la que se solicite una hipoteca existen diferentes opciones en el mercado que se adaptan mejor a cada etapa.

La edad es un factor muy determinante a la hora de elegir una hipoteca

Los ahorros, la situación laboral y los ingresos son factores indispensables para tener opciones de firmar una hipoteca, pero todos ellos están ligados a un componente, la edad.  Por lo general, la situación laboral y económica no es la misma cuando una persona tiene 25 años a cuando tiene 45 años o más. El comparador financiero HelpMyCash.com ha hecho un estudio sobre el tipo de hipoteca que mejor se adapta a cada franja de edad.

Hipotecas para pisos de bancos, la opción para menores de 30 años

Las personas que tienen 30 años o menos a la hora de solicitar una hipoteca se encuentran con un principal problema, la falta de ahorros. En este rango de edad es difícil tener un trabajo estable, con ingresos elevados que permitan generar ahorro.

Los bancos actuales conceden como máximo un 80 % del valor de la vivienda, por lo que una persona de 25 años, que quiera firmar una hipoteca, deberá aportar unos ahorros del 20 % más gastos de formalización.

Por este motivo, la mejor alternativa son las hipotecas para pisos de bancos que conceden un 100 % de financiación, de manera que se necesitan menos ahorros.

Otra alternativa es el alquiler, ya que los veinte años es una edad muy temprana para atarse a un pago tan duradero y complejo como es una hipoteca. El comparador financiero HelpMyCash.com ha creado una calculadora gratuita que permite comprobar qué opción sale más rentable, comprar o alquilar, en función del perfil de cada consumidor.

Las personas de 35 a 45 años tienen un abanico superior

Esta franja de edad es la idónea para acceder a la financiación hipotecaria y la que más posibilidades tiene. A los cuarenta años todavía se pueden conseguir plazos a tipo variable largos, pero también más cortos, si se ha tenido capacidad de ahorro.

La solvencia en esta franja de edad se incrementa exponencialmente, puesto que la experiencia laboral ha aumentado al igual que los ahorros y el nivel de ingresos. Las hipotecas ideales para las personas que tienen entre 35 y 45 años son las hipotecas variables a 30 años y sin comisión de amortización. Tienen intereses bajos que proporcionan cuotas a corto plazo y al no tener comisión por amortización, se puede adelantar la amortización del préstamo hipotecario para acabar pagando menos intereses.

Las hipotecas a tipo fijo son la opción ideal para mayores de 45 años

Las hipotecas a tipo fijo son la opción perfecta para personas con una situación económica y personal estables. Este tipo de préstamos hipotecarios cobran una comisión de riesgo por tipo de interés (entre el 0,5 % y el 5 %) por amortizar de forma anticipada total o parcialmente la deuda y por subrogar la hipoteca. Por lo que no son una buena opción para personas más jóvenes que no tienen una cierta estabilidad laboral y personal y que están abiertos a cambiar de lugar de residencia.

Además las hipotecas fijas ofrecen intereses bajos a través de plazos muy reducidos, por ejemplo para conseguir intereses inferiores al 2 % es necesario firmar plazos por debajo de 10 años. En consecuencia las cuotas son muy elevadas, por lo que solo personas  ahorros e ingresos elevados podrían acceder a ellas.

La edad es un factor muy determinante a la hora de elegir una hipoteca
Comentarios