Diferencias entre préstamos hipotecarios para primera y segunda vivienda

préstamos hipotecarios
Préstamos hipotecarios.

Las hipotecas para segunda vivienda son un producto financiero más difícil de conseguir que las hipotecas para vivienda habitual. 

Diferencias entre préstamos hipotecarios para primera y segunda vivienda

Las hipotecas son un producto financiero complejo que repercuten de forma directa en la economía familiar a lo largo de varias décadas. Por eso, a la hora de buscar financiación para comprar una vivienda que no destinaremos como residencia habitual, debemos tener en cuenta los requisitos de estos créditos y sus diferencias con los préstamos hipotecarios para primera vivienda.

Características de las hipotecas para segunda vivienda

Las hipotecas para segunda vivienda son préstamos que financian la compra de inmuebles que no se destinan para uso habitual. Un ejemplo de este modelo de viviendas son los apartamentos turísticos, casas vacacionales, o inmuebles que el propietario compra pero alquila.

Las entidades financieras aplican unos requisitos más exigentes a las hipotecas para segunda vivienda, puesto que el riesgo de recuperar la financiación es mayor, debido a que se encuentran en zonas más complicadas de vender y porque no son una primera necesidad para el consumidor si de repente atraviesa un bache económico.

En general, los bancos aplican un interés más elevado, la financiación en raras ocasiones supera el 65 o 70 %, además exigen ingresos elevados por encima de la media, además de establecer la residencia habitual como segunda garantía.

Las hipotecas para primera vivienda son más accesibles

A lo largo de los últimos meses los bancos han vuelto a abrir el grifo de la financiación, y aunque las condiciones son más estrictas que antes de la crisis, conseguir firmar una hipoteca para primera vivienda es más sencillo que solicitar un préstamo hipotecario para segunda residencia.

Por ejemplo, el interés en este tipo de préstamos es más reducido, la financiación es superior, pudiendo llegar en algunas ocasiones al 100 % del valor de compraventa. Además, aunque los bancos exigen ingresos elevados, la media requerida (2.000 euros entre todos los titulares) sigue siendo inferior que para firmar una segunda hipoteca.

Requisitos para conseguir una hipoteca de primera o segunda residencia

Antes del estallido de la burbuja inmobiliaria, los bancos eran demasiado flexibles con las exigencias solicitadas para conceder financiación. Sin embargo, tras la crisis las entidades financieras empezaron a corregir sus errores y a establecer límites a la hora de conceder financiación hipotecaria.

Tanto para lograr un modelo u otro de financiación, las entidades nos exigirán disponer de ciertos requisitos obligatorios como un trabajo indefinido, salario estable y elevado, ahorros considerables y no figurar en ningún fichero de morosos como RAI o ASNEF.

Diferencias entre préstamos hipotecarios para primera y segunda vivienda
Comentarios