El crecimiento previsto por el Banco de España echaría abajo los ingresos del Estado

Sede del Banco de España. / ieb.es
Sede del Banco de España. / ieb.es
El Banco de España desbarata las previsiones del Gobierno en las que se basaron los Presupuestos Generales del Estado para 2021.
El crecimiento previsto por el Banco de España echaría abajo los ingresos del Estado

El Banco de España ha rebajado sus estimaciones de crecimiento del PIB para este año como consecuencia de los rebrotes de la covid-19 y las nuevas medidas restrictivas adoptadas desde enero, así como por el retraso de los fondos europeos. Estima, pues, un crecimiento del 6% en 2021 en el escenario central, ocho décimas menos que en diciembre, pero mejora más de un punto la previsión para 2022 (+5,3%) y mantiene la de 2023 (+1,7%). Desbarata así las previsiones del Gobierno en las que se basaron los Presupuestos Generales del Estado.

En sus nuevas proyecciones macroeconómicas para los años 2021-2023, el Banco de España presenta dos escenarios alternativos: uno suave y otro severo, en los que el crecimiento del PIB para este año se situaría en el 7,5% y el 3,2%, respectivamente.

El PIB de España registró una variación trimestral del 16,7% en el tercer trimestre de 2020 y batió expectativas, con lo cual la variación interanual del PIB mejoró y se sitúa en el -8,7%, frente al -21,5% del trimestre precedente. Finalmente, el PIB registró una caída histórica del 11% en 2020 tras crecer un 0,4% en el cuarto trimestre.

Antes del primer descalabro, el PIB estaba en positivo, en el 1,7%. En la recesión anterior –años 2012 y 2013–, el PIB había caído hasta el -3,1%, lo cual puede dar idea del alcance de la crisis actual.

En términos interanuales, el PIB se contrajo un 9,1% en el cuarto trimestre de 2020, con una aportación negativa de la demanda nacional de 6,3 puntos, nueva décimas superior a la del trimestre anterior, y una contribución de la demanda externa de -2,7 puntos, nueve décimas menos que en el tercer trimestre.

Las cuentas de la lechera

Para los Presupuestos, el Gobierno no solo se abonó a un crecimiento del PIB real superior al 9% en 2021, sino que además le asoció un aumento de la recaudación superior a la de 2019, año en el que no hubo grandes problemas y un crecimiento positivo del PIB.

Aunque fuesen ciertas las previsiones del Gobierno en cuanto a crecimiento no serían creíbles sus estimaciones de recaudación consignadas en el proyecto de Presupuestos para 2021. La razón es sencilla, a la luz de sus propios datos en el libro amarillo: carece de sentido proyectar unos ingresos de 10.000 millones de euros más con menos crecimiento económico. @mundiario

El crecimiento previsto por el Banco de España echaría abajo los ingresos del Estado
Comentarios