China y EE UU llegan a una tregua temporal: no impondrán nuevos aranceles desde el 2019

Banderas de EE UU y China.
China y EE UU. / Archivo.

Dos horas y media fueron necesarias para que el los presidentes Trump y Xi llegaran a un acuerdo comercial para intentar calmar la guerra comercial que promete acabar con la economía mundial. Por ahora, China y EE UU se comprometen a no imponer nuevos aranceles desde el 1 de enero.

China y EE UU llegan a una tregua temporal: no impondrán nuevos aranceles desde el 2019

Aunque la disputa entre EE UU y China no se detiene, por ahora firman una tregua para evitar que la economía mundial siga tambaleándose luego de que iniciara una guerra comercial entre las dos potencias. El presidente de China, Xi Jinping, y el de EE UU, Donald Trump, tuvieron una reunión de dos horas y medias tras el fin de la cumbre del G20, donde acordaron no presentar nuevos aranceles desde el 1 enero de 2019. Además, los mandatarios se han comprometido a seguir con las negociaciones para buscar una salida pacífica de la guerra comercial. El compromiso durará unos 90 días, el tiempo tendrán los negociadores para intentar encontrar un punto medio que satisfaga a las dos partes.

Esta decisión llega luego de que en el marco de la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de las 20 mayores economías del planeta, los líderes hayan dejado saber sus preocupaciones por los “problemas de comercio” mundial. Aunque evitaron condenar el proteccionismo, uno de los ejes de la Administración de Trump, expresaron que es necesario reformar la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El viceministro chino de Comercio Wang Shouwen declaró para los medios argentinos que los aranceles continuarán al 10%, mientras que por el tiempo establecido por las pares, no se impondrán nuevos aranceles a los productos. Las partes prevén continuar con las negociaciones para encontrar un solución que permita retirar estos gravámenes. Pero especificó que si no llegan a encontrar una solución, los aranceles se elevarán hasta el 25%, la tarifa que iba a entrar en vigor el próximo 1 de enero.

La Casa Blanca, por su parte argumentó, que Pekín comprará “una cantidad aún no decidida, pero muy sustancial, de productos agrícolas, energéticos, industriales y otros a Estados Unidos para reducir el desequilibrio comercial entre nuestros dos países”. Los presidentes “han acordado empezar inmediatamente negociaciones sobre cambios estructurales con respecto a la transferencia forzosa de tecnología, protección de la propiedad intelectual, barreras no arancelarias, piratería e intrusiones informáticas, servicios y agricultura”.

Las negociaciones deberían culminar dentro del marco de los 90 días. “Si al final de este periodo las partes son incapaces de llegar a un pacto, las tarifas que se encuentran al 10% subirán al 25%”, reseña el comunicado de EE UU. Antes de la reunión bilateral, el presidente Trump amenazaba con elevar al 25% el 1 de enero los aranceles del 10% que ahora impone EE UU sobre 200.000 millones de dólares de productos chinos. Esto habría sido un desastre para la economía mundial.

De igual forma, dentro del acuerdo figura que China, “en un maravilloso gesto humanitario”, nombrará el fentanilo como una sustancia controlada y castigará “con la mayor pena de acuerdo con la ley” a las personas que lo vendan a EE UU. Esta sustancia es de 50 a 100 veces más potente que la morfina y está asociada a la crisis de opiáceos que afecta a los estadounidenses. El acuerdo entre ambas naciones expresa que por ahora, China comprará más bienes estadounidenses –especialmente agrícolas- para intentar equilibrar la balanza comercial. Según el ministro chino de Exteriores, Wang Yi, ambos presidentes concuerdan que deben garantizar el éxito de las negociaciones por el bien de la economía mundial. @mundiario

China y EE UU llegan a una tregua temporal: no impondrán nuevos aranceles desde el 2019
Comentarios