Bruselas eleva cuatro décimas la previsión de crecimiento para España, hasta el 2,1%

Paolo Gentiloni, comisario de Asuntos Económicos de Bruselas. / Comisión Europea.
Paolo Gentiloni, comisario de Asuntos Económicos de Bruselas. / Comisión Europea.
La mejora de perspectivas para España se compensa con un leve empeoramiento para el próximo año, cuando la Comisión rebaja una décima la actividad, hasta el 1,9%.
Bruselas eleva cuatro décimas la previsión de crecimiento para España, hasta el 2,1%

La Comisión Europea ha revisado al alza las proyecciones de crecimiento económico para España este año, pasando del 1,7% inicialmente estimado al 2,1%. Este sorprendente repunte se atribuye a la sólida situación del mercado laboral español, que ha impulsado la economía del país hasta situarla en la vanguardia de la Unión Europea. Mientras tanto, el resto del continente experimenta un crecimiento anémico.

Sin embargo, esta mejora se compensa con una ligera reducción de las previsiones para el próximo año, donde se espera un crecimiento del 1,9%. A pesar de ello, el optimismo persiste, especialmente en comparación con las proyecciones más pesimistas para la zona euro, donde se espera un crecimiento del 0,8% este año.

Los economistas de la Comisión Europea señalan que el impulso económico español se debe principalmente a la demanda interna y a la continua fortaleza del mercado laboral. Se espera que esta tendencia positiva continúe, con una disminución adicional de la tasa de desempleo en los próximos años.

Este crecimiento económico tiene un impacto directo en las finanzas públicas españolas, con un déficit presupuestario del 3% este año, que se espera reducir aún más al 2,8% el próximo año. Esto proporciona argumentos al Gobierno español para evitar un posible procedimiento de déficit excesivo por parte de la Unión Europea.

Eficacia económica

Estas cifras positivas han sido aprovechadas por el Gobierno español para destacar la eficacia de su política económica, en un contexto de incertidumbre internacional y desafíos con algunos de sus principales socios comerciales.

En contraste con el crecimiento español, la economía alemana experimenta un estancamiento, lo que ha contribuido a moderar la inflación en la región. Se espera que el Banco Central Europeo (BCE) responda a esta situación con una posible reducción de los tipos de interés en junio, aunque existen riesgos relacionados con el repunte de la inflación en Estados Unidos. @mundiario

Comentarios