De cómo el Brexit podría golpear la economía de España

Banderas de España, Reino Unido y la Unión Europea. RTVE.es
Banderas de España, Reino Unido y la Unión Europea. / RTVE.es

La nación tiene 37.400 millones de euros en fondos europeos en la cuerda floja gracias al divorcio de Reino Unido de la Unión Europea.

De cómo el Brexit podría golpear la economía de España

El Brexit sigue sin avanzar y la incertidumbre económica continúa creciendo. El divorcio de Reino Unido de la Unión Europea (UE) supone un gran desafío para la comunidad política y los países miembros, sobre todo si se toma en cuenta que a partir del 2020 la UE dejará de recibir un abultado cheque británico. Ante esto, es claro que el salvavidas serán los recortes o las nuevas aportaciones de los Estados miembros.

Bruselas tiene claro este escenario y por eso ya han comenzado a surgir pistas sobre las posibles primeras caídas. La continuidad de la política de fondos de cohesión europeos, que trata de reducir disparidades entre las regiones del bloque comunitario y equivalen a un tercio del total del presupuesto, es una de las que se tambalea.

En ese sentido, la Comisión Europea ha elaborado ya tres escenarios para tratar de anticipar las posibles consecuencias. En el caso particular de España el panorama no es nada alentador. De hecho, de concretarse la posibilidad más adversa, la nación española perdería todos sus fondos regionales. Veamos con detalle cada opción:

Recorte del 30 %

Es el escenario más alejado de la situación actual y sería también el más drástico. Con un recorte del 30% del presupuesto europeo en materia de fondos de cohesión, el dinero disponible se destinaría exclusivamente a los Estados miembros considerados "menos desarrollados", es decir, aquellos cuya renta per cápita es inferior al 90% de la media de la UE. En este rango entrarían las naciones del Este, Grecia y Portugal, según establecen los criterios actuales de la comunidad política.

Asimismo, esta medida representaría un duro golpe a los Estados del Oeste, quienes de aprobarse lo anterior, dejarían de recibir esas partidas europeas. En palabras más claras y sencillas: España, Italia, Bélgica y Francia perderían todo el apoyo financiero de la Unión Europea. Esto comprometería unos 37.400 millones de euros de la nación española, los cuales han estado destinados a potenciar la entrada al mercado laboral, impulsar la integración social y dar facilidades a las pymes para acceder a financiación.

Recorte del 15 %

La hipótesis menos catastrófica. En el caso de que se reduzca en un 15% el presupuesto actual, solo las regiones con un PIB per cápita inferior al 75 % de la media europea recibirían apoyo financiero comunitario de este programa. En ese sentido, la mayoría de las comunidades autónomas españolas quedarían fuera de la jugada, y solo Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Murcia se verían beneficiadas.

Continuidad de la situación actual

Supongamos que tras el Brexit todo sigue como hasta ahora. Y todos son felices. Pues en ese caso las comunidades autónomas seguirían teniendo acceso a los fondos de cohesión, tal como ha sido durante años.

A pesar de que todos estos escenarios son supuestos, los expertos siguen temiendo que la factura de la separación británica sea demasiado costosa. Es por eso que sus responsables han insistido en reclamar “un ambicioso presupuesto para después de 2020”, con el que se garantice “poder paliar las desigualdades entre regiones”.

Así lo ha dejado claro el presidente del CdR, Karl-Heinz Lambertz, quien a través de un comunicado dejó ver su "preocupación" por los "efectos devastadores" del Brexit sobre la cohesión social, económica y territorial de Europa. "El éxito de Europa consiste en asegurar que cada ciudadano en cada región, ciudad y pueblo se beneficia de la Unión. No podemos continuar con una visión de túnel sobre el progreso económico e ignorar el fallo a nivel social", sentenció Lambertz. @mundiario

De cómo el Brexit podría golpear la economía de España
Comentarios