El boom de los pisos turísticos en España: cifras récord y falta de regulación

Turistas en España. / RR SS.
Turistas en España. / RR SS.
Las viviendas vacacionales rompen un nuevo récord en la estadística oficial y aumentan un 3,2% respecto al pasado verano, la época álgida del sector, y un 15% más que un año antes.
El boom de los pisos turísticos en España: cifras récord y falta de regulación

El fenómeno de los pisos turísticos en España continúa creciendo de manera alarmante, superando todas las expectativas y afectando significativamente el acceso a la vivienda. Según datos recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE), en febrero de 2024 se registraron 351.389 casas vacacionales, estableciendo un nuevo récord desde que comenzaron las mediciones en 2020. Este incremento del 3,2% respecto al verano anterior y del 15% en comparación con febrero de 2023, desafía la lógica estacional del turismo y subraya una tendencia preocupante.

Pablo Martínez, del estudio de urbanismo 300.000 km/s, señala que la rentabilidad y la falta de regulación son las principales causas de este auge. "Es más rentable alquilar un piso por días que por años," comenta, enfatizando la necesidad de una regulación más efectiva para controlar esta situación.

Martínez compara la regulación de los usos del suelo con otras normativas urbanísticas, como la prohibición de fábricas en zonas residenciales, argumentando que debería ser una práctica común para proteger la calidad de vida de los ciudadanos.

En cuanto a la distribución geográfica, las Baleares, con mayores restricciones, son la única región donde se ha reducido el número de apartamentos turísticos, mientras que Navarra y Madrid han visto aumentos significativos del 18,1% y 14,6% respectivamente en los últimos seis meses. Andalucía, la Comunidad Valenciana y Cataluña concentran más de la mitad de estos pisos, reflejando la fortaleza del sector turístico en estas áreas.

Madrid y Barcelona

El impacto de este crecimiento se siente especialmente en grandes ciudades como Madrid, que lidera con más de 16.000 pisos turísticos, seguido de Barcelona con cerca de 9.000. Ignacio Montojo, profesor de Derecho Administrativo y consultor en turismo, atribuye este auge a la profesionalización del sector, con la aparición de gestores que manejan estos inmuebles de manera más eficiente y rentable.

Sin embargo, esta proliferación también trae consigo problemas significativos. En ciudades como Málaga, Sevilla y Valencia, los pisos turísticos superan la media nacional del 1,33% del total de viviendas, concentrándose en barrios históricos donde provocan problemas de ruido y convivencia. Montojo advierte que sin una regulación adecuada, los ciudadanos corren el riesgo de perder el acceso a sus propios centros urbanos.

La situación es aún más crítica en pequeños municipios turísticos como Yaiza en Lanzarote y La Oliva en Fuerteventura, donde una de cada cinco viviendas es de alquiler vacacional. La concentración de estos pisos en zonas costeras y las islas exacerba los problemas locales y aumenta la presión sobre los servicios públicos.

Crisis de vivienda

Ante esta situación, la oposición ciudadana crece, como se vio en las manifestaciones en Canarias el mes pasado. Mientras tanto, comunidades autónomas y ayuntamientos buscan soluciones para controlar la proliferación de pisos turísticos. El Gobierno también ha anunciado la creación de un grupo interministerial para abordar este problema, reconociendo que la expansión del alquiler vacacional contribuye a la crisis de vivienda en España.

A pesar de las críticas al marco regulatorio actual, como la ley de vivienda de 2023, que según algunos expulsa a los propietarios del mercado de alquiler convencional, Montojo cree que los cambios regulatorios pueden mitigar el problema, aunque no necesariamente reducirán el turismo. "Podemos ver una disminución en la oferta de viviendas turísticas en algunas ciudades, pero no en la afluencia de turistas," concluye. @mundiario

Comentarios