La bolsa no es la economía, como dice Krugman, pero el Ibex y el PIB español caen juntos

Bolsa de Nueva York. / Twitter
Bolsa de Nueva York. / Twitter

Los mercados asiáticos y de EE UU se han recuperado del crack de la pandemia, del mismo modo que el alemán. No así España ni Italia. La convergencia entre las bosas y las economías desarrolladas tiende a generalizarse.

La bolsa no es la economía, como dice Krugman, pero el Ibex y el PIB español caen juntos
La caída de Wall Street y de otras muchas bolsas, como la española, a medida que se fue abriendo paso el coronavrirus, fue el marco en el que el premio Nobel Paul Krugman escribió en The New York Times: la bolsa no es la economía, la bolsa no es la economía y la bolsa no es la economía. Lo repitió tres veces, por si una no fuese suficiente. En realidad son muchos los académicos que abanderan este criterio, ya que en las bolsas cotizan las expectativas más que la economía real. Todo eso es cierto, pero no lo es menos que las bolsas a largo plazo suelen coincidir con las grandes tendencias de la economía. Del mismo modo que a largo plazo siempre suben.

“Nadie sabe más que el mercado”, observa Burton Gordon Malkiel, un economista y escritor estadounidense, famoso por su clásico libro sobre finanzas titulado Un paseo aleatorio por Wall Street. Una tesis que en el fondo no es tan incompatible como parece con lo que dice Krugman, ya que cuando el dinero anda de por medio las fronteras de los dogmas se difuminan. “Invertir es simple, pero no es fácil”, suele advertir uno de los grandes inversores globales, el multimillonario Warren Buffett, que está en la nómina de los hombres más ricos del mundo.

¿Qué ha pasado con la bolsa en este tiempo de epidemia y de caída de la producción en casi todo el mundo? Primero se dio un batacazo tremendo, que fue generalizado. Tanto por índices sectoriales –incluido el tecnológico Nasdaq– como de países. Pero a partir de ahí se acabaron las igualaciones de los desastres bursátiles y aunque la bolsa no es la economía resulta que algo se parece. Sobre todo cuando se analiza con cierta perspectiva.

El Ibex es uno de los contados índices del mundo desarrollado que sigue por debajo de hace un año, cuando se desató un crack universal

Veamos algunos botones de muestra. La bolsa no es la economía pero el Nasdaq, donde cotizan 100 valores de las compañías más importantes del sector de la industria de la tecnología incluyendo empresas de hardware y de software, las telecomunicaciones, venta al por menor/por mayor y biotecnología, resulta que el famoso 18 de febrero inició una caída en picado, como el Ibex, pero a diferencia del índice español no solo ha recuperado sus posiciones de hace un año sino que casi las ha duplicado, en positivo.

La bolsa no es la economía pero el Dow Jones de Nueva York cayó por la pendiente, hasta sus mínimos de mediados de marzo, pero a día de hoy el índice bursátil creado por Charles Henry Dow, editor del periódico The Wall Street Journal, se recuperó con creces y está mejor que antes de la pandemia.


También te puede interesar:

De Bruselas no solo van a venir regalos, del FMI tampoco

El PIB español cayó un 11% en 2020, algo nunca visto desde la Guerra Civil


La bolsa no es la economía pero el Ibex español, formado por las 35 empresas con más liquidez que cotizan en el Sistema de Interconexión Bursátil Español en las cuatro bolsas del país, corrió la misma suerte que el Nasdaq o el Dow Jones y casi un año después sigue muy lejos de alcanzar los niveles de hace doce meses, con las principales compañías españolas a precios de saldo, que en el caso de los grandes bancos llegaron a ser ridículos y aún siguen tirados.

Repetida también tres veces la máxima del profesor Krugman resulta que aquellas grandes potencias industriales del mundo –EE UU, China, Japón, Alemania, etcétera– tienen hoy sus índices bursátiles por encima de los días previos al crack de comienzos de 2020, mientras que otros países como España o Italia siguen hundidos, con peores perspectivas de crecimiento. “Deus consente, mais non para sempre”, podríamos decir desde Galicia. @J_L_Gomez

Apple. / RR SS.
Apple. / RR SS

Apple es cinco veces el Ibex

El índice donde cotizan 100 valores de las compañías más importantes del sector de la industria de la tecnología en EE UU avanzó un 43,6% en el año del coronavirus, nefasto para otros mercados financieros, entre ellos el español. En los últimos cinco años, el índice tecnológico creció el 116%. Allí cotiza, por ejemplo, Amazon –la tercera compañía por capitalización en el Nasdaq–, cuyo valor en bolsa –1,363 billones de euros– equivale a tres veces la capitalización de todo el Ibex-35. Desde 2020, Apple es cinco veces el Ibex-35.
Junto con el FTSE italiano, el Ibex no levanta cabeza tras la crisis del coronavirus. Tampoco el PIB del país corre mejor suerte, para cuya caída en 2020 hay que buscar referentes en la Guerra Civil.
En contra del axioma de Paul Krugman, parece que en España la bolsa es la economía, al menos en esta crisis. Es verdad que el Ibex no está en sus peores momentos –abril y octubre– pero sigue lejos de alcanzar el punto de partida; es decir, de igualar al menos la trayectoria del CAC francés. Ahora anda por los 7.750 puntos cuando llegó a superar los 10.000.

 

–––––––– PROTAGONISTAS ––––––––

> Christine Lagarde, presidenta del BCE.- De los 10.083 puntos del 19 de febrero a los 6.107 del 16 de marzo –la primera sesión tras el estado de alarma–, el Ibex perdió un 40%. Solo en un día –12 de marzo– cayó un 14%: la peor jornada de la historia. Pero la inyección de liquidez alivió la caída.

> Nadia Calviño, vicepresidenta del Gobierno.- Seguramente fiel a sus obligaciones como ministra de Economía, trató de restar importancia al ya histórico descalabro del Ibex, con el argumento de que los mercados de renta variable por su propia naturaleza son “tremendamente volátiles”.

> Warren Buffet, inversor.- “Invertir es dejar aparcado ahora el dinero para recuperar mucho más en el futuro”, pregona este multimillonario estadounidense. Dicho de otro modo, su período de inversión favorito es “para siempre”, una manera de no perder dinero nunca.

> Juan Carlos Escotet, presidente de Abanca.- En un sector como el de la inversión –fondos y acciones–, dominado en España por la banca con más de un 80% de cuota de mercado, Abanca Privada está reforzando su estructura para ofrecer fondos a sus clientes con una gestión activa. @mundiario

La bolsa no es la economía, como dice Krugman, pero el Ibex y el PIB español caen juntos
Comentarios