BBVA Research señala un estancamiento en la reducción de la temporalidad laboral

Trabajo doméstico. / RR SS
Trabajo doméstico. / RR SS
Los últimos datos del mercado laboral español indican que, aunque se mantuvo la creación de empleo en el último trimestre de 2023, el ritmo de ocupación ha disminuido, principalmente impulsado por el sector público y los autónomos.
BBVA Research señala un estancamiento en la reducción de la temporalidad laboral

Según el informe Observatorio trimestral del mercado de trabajo, presentado este jueves por BBVA Research, Fedea y Sagardoy Abogados, la creación de empleo en el último trimestre de 2023 se mantuvo, pero a un ritmo más lento, con un crecimiento impulsado principalmente por el sector público y los autónomos. Los datos muestran un aumento trimestral del 0,1% en términos desestacionalizados y del 0,8% en la Contabilidad Nacional.

Sin embargo, más allá de estas cifras, preocupa la desaceleración en la reducción de la temporalidad. A pesar de la reforma laboral de 2021, que inicialmente mostró resultados positivos al reducir la tasa de contratos temporales, el impacto se ha estancado.

En 2023, apenas se produjeron cambios significativos en la tasa de temporalidad, lo que los analistas atribuyen a la disminución de las conversiones de contratos temporales en indefinidos.

Los primeros meses de la aplicación de la reforma laboral vieron un aumento significativo en la conversión de contratos temporales a indefinidos, pero en 2023 este proceso disminuyó considerablemente, con menos de 50.000 conversiones al mes. Esto ha llevado a que el porcentaje de contratos indefinidos sobre el total se sitúe en torno al 33%, frente al 37% en 2022.

Un posible impacto negativo

Por otro lado, se ha revisado el uso de contratos fijos discontinuos, que también fueron impulsados por la reforma laboral. Según estimaciones, en 2022 habría habido 2,2 millones de afiliaciones de este tipo, indicando que aproximadamente 1,2 millones de trabajadores podrían haber estado inactivos o sus contratos podrían haber caducado ese año.

Además, se señala el posible impacto negativo de la reducción de la jornada laboral en la economía. Según la Encuesta de Población Activa, esta medida podría afectar a 8 millones de asalariados y aumentar los costes laborales. Los economistas advierten que, sin medidas compensatorias, esta reducción de jornada podría restar al crecimiento económico y al empleo en los próximos años.

En conclusión, el panorama económico español muestra signos de desaceleración en la creación de empleo y estancamiento en la reducción de la temporalidad, lo que requiere una evaluación detallada de las políticas laborales futuras. @mundiario

Comentarios