Así se analiza el historial de impagos, el gran escollo para acceder al crédito

En España existen unas 130 empresas registradoras de impagos./ Dreamstime
En España existen unas 130 empresas registradoras de impagos. / Dreamstime

Las entidades financieras españolas consultan los registros de varios ficheros de morosos para comprobar si el solicitante de financiación tiene una o más deudas pendientes de pago. 

Así se analiza el historial de impagos, el gran escollo para acceder al crédito

Son muchos los aspectos en los que se fija un banco para decidir si nos concede un préstamo o no: nuestro nivel de ingresos, la cantidad de créditos que tenemos vigentes, nuestra propia situación familiar… Dependiendo de la entidad a la que acudamos, es posible que las condiciones para acceder al crédito sean más o menos flexibles, pero como apuntan desde el comparador HelpMyCash.com, existe un requisito que siempre deberemos cumplir si queremos obtener financiación bancaria: el de no tener una o más deudas impagadas registradas en un fichero de morosidad.

¿Qué ficheros consultan las entidades financieras?

Como decimos, tener un historial de impagos negativo resulta muy perjudicial a la hora de pedirle un crédito al banco, pues éste no querrá concedernos financiación por el alto riesgo de morosidad que supone prestarle dinero a una persona con deudas pendientes. Además, no hay forma de esconderle una deuda impagada, pues las entidades consultan diversos ficheros de impagos para comprobar si el solicitante tiene alguna deuda pendiente de abonar.

En España existen actualmente unas 130 empresas que se dedican a registrar las deudas impagadas, aunque lógicamente los bancos no las consultan todas. Veamos cuáles son los ficheros de morosos en los que suelen entrar para ver si un solicitante de financiación tiene un historial de impagos negativo:

CIRBE: la Central de Información de Riesgos del Banco de España no es un fichero de morosos de por sí, pero en ella se registran los créditos de un mínimo de 6.000 euros que nos hayan concedido durante los últimos diez años. Además, este archivo también contiene nuestras demoras en el pago de las cuotas. Al CIRBE pueden acceder todas las entidades financieras supervisadas por el Banco de España para consultar el historial crediticio de los solicitantes de financiación.

ASNEF: este listado gestionado por EQUIFAX es el más famoso de nuestro país. Aquí se incluyen tanto los impagos de créditos como las facturas atrasadas de cualquier otra compañía asociada, como los recibos de la luz o del gas.

RAI: el Registro de Aceptaciones Impagadas es un poco más específico, pues contiene solamente los impagos de las empresas y los autónomos morosos y el importe mínimo de la deuda que se puede inscribir es de 300 euros.

BADEXCUG: este fichero lo gestiona la compañía Experian Bureau de crédito. Funciona de un modo muy parecido al listado de ASNEF, pues incluye las deudas impagadas que provienen tanto de entidades financieras como de otras compañías adheridas.

FIJ: otro de los registros de morosos más famosos es el Fichero de Incidencias Judiciales, en el que se archivan las deudas contraídas con la administración pública.

Si pedimos financiación a un banco y aparecemos en cualquiera de estos ficheros de morosidad, nuestra solicitud será rechazada tan pronto como la entidad vea que tenemos deudas impagadas. Por tanto, si queremos obtener un crédito bancario, deberemos pagar lo que debemos para que nuestro acreedor elimine nuestros datos del registro.

Tener impagos no siempre nos impide conseguir un préstamo

Sin embargo, si estamos inscritos en ASNEF o en otro listado de impagos, existen algunas empresas de capital privado que sí nos prestarán dinero. Es el caso, por ejemplo, de Kredito24, una compañía que concede préstamos con ASNEF de hasta 750 euros a devolver en un máximo de 30 días. No obstante, como es lógico, para acceder a estos productos es imprescindible contar con un nivel de ingresos suficiente para poder efectuar el reembolso sin complicaciones. 

Así se analiza el historial de impagos, el gran escollo para acceder al crédito
Comentarios