Todo lo que tienes que saber sobre el uso de los chalecos salvavidas

Boya salvavidas. Pexels.
Boya salvavidas. / Pexels.
Su uso aparte de ser obligatorio siempre es recomendado para aquellas personas que no estén acostumbradas a la navegación.
Todo lo que tienes que saber sobre el uso de los chalecos salvavidas

Para todos los que practican la náutica de recreo es conocido que en las embarcaciones hay que llevar chalecos salvavidas, uno de los elementos de seguridad más importantes para el patrón y los tripulantes de cualquier tipo de embarcación. Pero hay dudas que persisten: qué hacer, qué tipo de chalecos llevar en cada momento o en cada embarcación.

En las motos de agua lo único obligatorio como elementos de seguridad son: el chaleco salvavidas y el hombre al agua; el resto son recomendaciones, el traje seco, guantes, escarpines, etc… 

En el resto de embarcaciones sí es cierto que el número de chalecos van en función del número de ocupantes, para él está habilitada la embarcación. Si nuestra embarcación está despachada para cinco tripulantes, tendremos la obligación siempre de llevar a bordo cinco chalecos salvavidas; ahora la obligación de ponérselos o no es en lo que muchas veces los usuarios están confundidos. Si nuestro barco está cabinado y cuando hablamos de cabinado no hablamos de que tenga una habitación o cabina, sino simplemente un muro / pared / cabina, la obligación de llevarlos puestos no es necesaria. Si nuestro barco no está cabinado – un casco tipo Zodiac por ejemplo – sí hay igualmente esa obligación de llevar en la embarcación tantos chalecos como habilitación tenga nuestro barco y sí es obligatorio que tanto el patrón, como los tripulantes lo lleven puesto.

Ahora, sea como sea nuestra embarcación, el número de tripulantes, etcétera, siempre se recomienda que tanto los niños, como las personas con movilidad reducida, lo lleven siempre puesto, porque son realmente los que pueden tener mayor riesgo en caso de caída, de no reaccionar bien, no poder nadar o simplemente: los más vulnerables. No hay que privar a nadie de navegar, sólo tomar las necesarias precauciones.

Chalecos salvavidas hay de muchos tipos, los niños tienen sus propios chalecos. Antes iban por edades pero ahora, como un adolescente con 12-14 años pesa y mide más que cualquiera de nosotros, van por kilos; el chaleco de un adulto no sirve para nada a un niño, ya que cuando éste caiga el agua, el niño se irá por un sitio y el chaleco por otro, debido a que no está ajustado a su estatura y peso.

Los chalecos también los hay con mayor o menor flotabilidad. Esta flotabilidad viene determinada por los newtons del chaleco, que como es lógico debe de estar homologado bien con el sello de la Comunidad Económica Europea o por un organismo especial denominado Solas, dedicado precisamente a certificar y homologar éstos y otros elementos de seguridad en la navegación.

Chalecos nos los podemos encontrar desde 50 newtons que son considerados ayuda a la flotabilidad, de hecho el BOE del 19 de mayo de este año permite excepcionalmente la utilización de estos chalecos de 50 newtons para motos de agua, cosa que particularmente seguimos recomendando que no se usen, sino los chalecos a partir de 100 newtons, ya que tienen mayor flotabilidad y el citado BOE no deja clara esa excepcionalidad, aparte de que no hay tanta diferencia de precio y sinceramente son mucho mejores que los de 50, que nos pueden servir para un paddle surf, un windsurf, un kayak o cualquier otro elemento flotante, que no tenga carácter o consideración de embarcación. Al igual que sirven para simplemente ir a la playa.

Los hay por supuesto con mayor capacidad de flotación o newtons, pero son para embarcaciones algo mayores de eslora, que la gran mayoría de usuarios no utilizan.

El chaleco salvavidas debe de estar provisto de un silbato, unas bandas reflectantes y colores chillones, a ser posible, de forma que se pueda ver a una persona desde bastante distancia.

Su uso aparte de ser obligatorio siempre es recomendado para aquellas personas que no estén acostumbradas a la navegación, les da seguridad, no sabemos si alguien puede caer y en qué condiciones, velocidad, etc. En definitiva, no cuesta nada, ni espacio, el llevarlos a bordo y por supuesto, usarlos.

Por una navegación segura. @mundiario

Todo lo que tienes que saber sobre el uso de los chalecos salvavidas
Comentarios