El Real Madrid hinca la rodilla y se queda en cuadro para el sprint final

Karim Benzema. / La Sexta
Karim Benzema. / La Sexta

Luka Modric y Karim Benzema son baja segura para el encuentro ante el Atlético de Madrid por sendos esguinces de rodilla. Y Bale tiene una lesión en el sóleo.

El Real Madrid hinca la rodilla y se queda en cuadro para el sprint final

Luka Modric y Karim Benzema son baja segura para el encuentro ante el Atlético de Madrid por sendos esguinces de rodilla. Y Bale tiene una lesión en el sóleo.

 

El Real Madrid afrontará poco menos que en cuadro el partido de la temporada, que no es otra que la vuelta de los cuartos de final de Champions League ante el Atlético de Madrid en el Santiago Bernabéu y que dirimirá uno de los semifinalistas del torneo de clubes más prestigioso del mundo. El 0-0 de la ida 'anula' en cierta manera el primer envite y deja la sentencia para los noventa minutos en el feudo blanco.

Para este duelo, Ancelotti tendrá que hacer encaje de bolillos y quebrarse la cabeza más de lo normal. A las ya sabidas bajas de Gareth Bale, lesión múscular en el sóleo, y de Luka Modric, esguince de rodilla, se ha unido este martes la de Karim Benzema, que lleva arrastrando molestias en su rodilla desde el choque de ida ante los rojiblancos. El galo padece una dolencia parecida a la del croata y estará en el dique seco alrededor de 15 días.

Sería de necios ocultar que las tres bajas son sensibles para los planes del técnico de Reggiolo, ya que son tres titulares indiscutibles y dos de ellos forman la archiconocida 'BBC'. Puede que, a priori, la ausencia que más padezca el equipo sea la de Luka Modric, cuya reaparición tras su larguísima lesión de cuádriceps había sido motivo de algarabía entre jugadores y afición, puesto que no es secreto que su aportación al cuadro blanco es capital, oxigenando en la recuperación a Toni Kroos y dándole dinamismo al centro del campo.

¿Habrá cambio de dibujo?

Sea como fuere, lo que está claro es que el Real Madrid queda muy mermado con bajas tan imponentes y ante un rival al que no ha conseguido ganar en ninguna de las siete ocasiones que se han enfrentado durante esta temporada.

Puestos a ponernos en la piel de Ancelotti, lo más normal sería que las bajas antedichas sean cubiertas por Illarramendi (Modric), Isco (Bale) y Chicharito (Benzema). Sin embargo, es llamativo el caso del mejicano, que ha pasado del ostracismo a ser titular en unos cuartos de final de Champions de la noche al día. 

Sobre el sistema empleado hay más dudas. Carletto es un enamorado del 4-3-3, dibujo que se ha visto que ha hecho aguas contra el equipo del Manzanares y combatido por Simeone con la introducción de hombres en la medular que ataquen a Kroos y Modric, a menudo desprotegidos y no ayudados en tareas defensivas por Isco y James. Un 4-4-2 parece ser la decisión más lógica, con Isco y James escudando a Illara y al ex del Bayern de Múnich y encargándose de surtir de balones a Cristiano Ronaldo y a Javier Hernández, que ocuparían el frente de ataque. Con esta formación el conjunto merengue ha demostrado tener más equilibrio y ser menos vulnerable en los ataques rivales.

Esfuerzos mal administrados

La particular circunstancia de que el Real Madrid llegue a los meses de abril y mayo con varios lesionados refuerza la teoría de que los jugadores acumulan muchos kilómetros en sus piernas a lo largo de una temporada en la que las lesiones han asolado al club de Concha Espina. Una mala gestión de minutos, haciendo muy titulares a los once iniciales y muy suplentes a los hombres de banquillo, podría ser una de las cosas que explicase el por qué de la actividad de la enfermería blanca.

Muchas han sido las voces críticas con Carlo Ancelotti, acusándole directamente de no rotar en partidos con una importancia menor o más asequibles o de, entre otros, abusar de dar minutos a Luka Modric justo después de recuperarse de su lesión, cuando quizás la dosificación debió ser mayor. 

A estas alturas, lo único contrastado es que el Real Madrid jugará contra el Atlético sin tres de sus hombres clave pero con la certeza de que esto no debe ser una excusa y de que gran parte del futuro pasa por lo que lleva camino de convertirse en un imposible, derrotar al equipo del 'Cholo'. De una hipotética eliminación podrían depender algunas de las decisiones que se tomen en junio en la zona noble del Bernabéu con vistas a la próxima temporada.

 

 

 

El Real Madrid hinca la rodilla y se queda en cuadro para el sprint final
Comentarios