El Deportivo necesita firmar un convenio que garantice su viabilidad

El ex presidente del Deportivo, Augusto César Lendoiro.
El presidente del Deportivo, Augusto César Lendoiro.

La viabilidad del Depor pasa, necesariamente, porque la junta de acreedores apruebe un convenio que permita al club ir afrontando el pago de la deuda para evitar su desaparición.

El Deportivo necesita firmar un convenio que garantice su viabilidad

Desde hace unos meses, y por culpa de la delicada situación financiera en la que se encuentra el Deportivo de La Coruña, han surgido como por arte de birlibirloque un montón de especialistas en derecho mercantil, en leyes concursales, en quitas, en concursos de acreedores y en deudas privilegiadas. Es más, las barras de los bares se han convertido en auténticos foros jurídicos en los que juristas de caña y pincho de tortilla han dado con la solución a todos los males de nuestro querido Depor.

En MUNDIARIO vamos a tratar de resumir en diez puntos el estado actual en el que se encuentra la institución blanquiazul ante la junta de acreedores que se celebrará el próximo día 10 de enero, en la que se aprobará el convenio por el que se regirá el pago de la deuda con el objetivo de garantizar la viabilidad del club.

1.- Augusto César Lendoiro, en calidad de presidente del consejo de administración de la sociedad anónima deportiva denominada oficialmente Real Club Deportivo de La Coruña, ha sido el primero en presentar una propuesta de convenio, en el que propone una quita del 33%, un plazo de 17 años para pagarla con los dos primeros años de carencia, y un pago de la misma sin intereses.

2.- La segunda propuesta es la de Hacienda, basada en una quita del 45%, con unos plazos de 10 años para pagar y de 8 para abonar la deuda privilegiada, y realizar una ampliación de capital de 16 millones de euros (este último punto ha sido matizado por la propia Hacienda en un recurso de reposición ante la negativa inicial del juez a admitirlo, en un principio, por considerar que condicionaba el cumplimiento del convenio).

3.- Las dos propuestas han sido admitidas a trámite por el juez del concurso; pero, atendiendo a la Ley Concursal, se votará en primer lugar la presentada por el concursado, por lo que si se aprueba la propuesta presentada por el club, ya no se entrará a valorar la presentada por Hacienda.

4.- A favor del Deportivo está que tanto la Liga de Fútbol Profesional (LFP) como la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) ya le han manifestado su apoyo.

5.- Ahora mismo la clave la tienen las entidades bancarias con las que el club tiene deudas, al ser, con Hacienda, las principales acreedoras. Según la posición que adopten, se aprobará uno de los dos convenios.

6.- Un punto importante de discrepancia entre ambas propuestas es la que afecta a la comisión de seguimiento del cumplimiento del convenio: mientras Lendoiro pretende que los acreedores no formen parte de la comisión, encargándose de ella el propio club, la LFP y la AFE, Hacienda insiste en que los gastos sean aprobados por una comisión que incluya, preferentemente, a dichos acreedores.

7.- Al mismo tiempo, y al estar abierto un proceso electoral para la elección de presidente, la crítica de los candidatos es que el ganador se encontrará en su mesa con un convenio que tendrá que cumplir, pero en el cual no ha podido participar en su negociación.

8.- Lo que parece claro es que es cualquier tipo de convenio que no contemple una carencia de dos años sería inviable. El motivo es que se considera que ese es el plazo mínimo para conseguir el ascenso a primera división, condición indispensable para el Deportivo aumente su cuenta de ingresos y así poder ir cumpliendo los plazos e ir saldando la deuda.

9.- A la vista de todos estos datos, se deduce que un hipotético descenso a Segunda B implicaría prácticamente la desaparición del club, ya que sería incapaz de ir afrontando los vencimientos si sufre una importante reducción de los ingresos.

10.- En resumen, sea cual sea el convenio aprobado, lo que sí está claro es que, por lo menos, los próximos diez años serán durísimos para el Deportivo a nivel económico lo que, lógicamente, repercutirá en las expectativas deportivas. La propuesta de Lendoiro incluye una quita menor y un pago aplazado en más años, lo que, dentro de lo que cabe, permitiría afrontar mejor el día a día. Por parte de Hacienda, la quita es mayor pero la deuda resultante habría que pagarla en menos tiempo, lo que obligaría a cumplir estrictamente con un plan de austeridad que no dejaría opción a ninguna alegría.

El Deportivo necesita firmar un convenio que garantice su viabilidad
Comentarios