El Espanyol trabajó para no caer en el derbi catalán

Wu Lei, jugador del Espanyol. / RRSS
Wu Lei, jugador del Espanyol. / @LaLiga

Un tanto de Wu Lei a dos minutos del final sirvió para salvar un partido que se inclinaba al Barça. El chino fue la clave de un juego donde los locales habían perdido el norte de la primera parte.

El Espanyol trabajó para no caer en el derbi catalán

El Espanyol fue premiado. Su orden defensivo de la primera la parte sirvió para construir un empate de un duelo que fue muy trabajado, tan complicado que por 30 minutos  pudo ser otra derrota ante su rival de ciudad, pero Wu Lei salvó la situación con un gol más que oportuno para darle una épica bienvenida a Abelardo, su nuevo entrenador.

El Espanyol salió al duelo con la predisposición de complicarles las cosas a un Barcelona que se vio abrumado con la manera tan ordenada de cerrar los espacios por un equipo que quiso romper el ritmo, pero no hacer el partido aburrido.

Es cierto que los culés siempre tuvieron la pelota, pero los pericos tapaban los huecos y sabían presionar, tanto que Diego López se aburría, pues era toque y toque azulgrana pero sin ningún peligro latente.

A veces el fútbol premia y sin duda premió al Espanyol, pues a los 23 gracias a una pelota parada David López ponía en ventaja al local. Hasta ese momento el Barcelona se vio superado, tanto en la cancha como en el marcador. Cabe destacar que la pelota siempre fue azulgrana, pero las ganas eran pericas.

Suárez puso el orden

Suárez es capaz de romper cualquier muralla. No importó lo que implantó el Espanyol en los primeros 49 minutos del partido. Con un solo golpe el uruguayo le cambió la dinámica al juego y lideró a un Barça que supo recuperar el fútbol por 30 minutos, pero no supo preservar la ventaja.  

Llegó el segundo tiempo y Valverde ya empezaba a cambiar las cosas. No lo pensó dos veces para ingresar a Arturo Vidal, vaya movida pues fue fundamental para la victoria, sino que también contó con un Luis Suárez que quería quebrar ese muro azul y blanco que se hacía más y más sólido de media cancha para atrás.

Jordi Alba entendió lo que proponía Suárez y con un pase cruzado habilitó al sudamericano para que venciera a Diego López sin problema alguno, fue el primer gol blaugrana y el tanto del empate; más que eso fue el gol que cambió la historia del partido.

Pues a Suárez no bastó con el empate. A falta de Messi y Griezmann se puso el overol y de  a poquito construyó el tanto de la victoria. Su socio fue uno que anda peleado con la directiva, pero no con el fútbol y colaboró con un cabezazo para poner cifras definitivas. Sí,  el personaje no es otro que Arturo Vidal. Ya el crono marcaba los 59 del partido.

De ahí en adelante todo dominio era culé, pero las ganas por terminar 1-3 hicieron que la defensa dejara huecos y permitiera que Wu Lei empatara con tanto a solo dos minutos para que finalizara el partido.

Fue duelo muy emocionante, un derbi con todos los ingredientes de un gran compromiso, fue un empate, pero la felicidad y la euforia, por lo menos esta noche se vistió de azul y blanco. @Mundiario

El Espanyol trabajó para no caer en el derbi catalán
Comentarios