El difícil arte de fichar en invierno

1422044085_090341_1422044744_noticia_normal
Cassano y Gravesen, dos fracasos del Real Madrid / La SER

Pese a que son pocos los casos de éxito, los equipos europeos buscan desesperadamente nuevos fichajes que aumenten la calidad del equipo y les permita crecer en la segunda parte de la temporada. 

El difícil arte de fichar en invierno

Llega enero y con él se abre el mercado de fichajes. Los equipos buscan desesperadamente la llegada de nuevas incorporaciones que mejoren el potencial de su plantilla. Tanto los equipos grandes de Europa como los más humildes, se rascan el bolsillo en el mes de enero en busca de lograr sus objetivos a final de temporada. Es un mercado complicado y reducido, donde la estadística juega en contra de los clubes europeos: lograr el éxito en este mercado es algo fuera de lo normal. Faubert, Gravesen o Cassano por el Real Madrid; Maxi López por el Barcelona, Tardelli por el Betis o Abreu por el Deportivo son solo algunos de los múltiples fracasos del mercado invernal.

Últimamente, el número de éxitos ha aumentado. Los equipos escogen mejor sus incorporaciones y aprendieron de errores del pasado. Los fichajes de Aduriz por el Athletic en 2006, Higuaín y Marcelo en el 2007,  Juanfran por el Atlético en 2011 o Gary Medel por el Sevilla son algunos de los escasos casos de éxitos que existen en nuestra época actual.

El fichaje de Diego Costa por el Rayo Vallecano o Celso Borges por el Deportivo son dos casos de éxito del mercado de invierno 

No solo los grandes equipos lograron acertar en el mercado de invierno. Varios equipos de la parte baja, que luchan por evitar el descenso, lograron fichajes que se volvieron imprescindibles en el equipo. Diego Costa llegó al Rayo Vallecano en enero de 2012 cedido por el Atlético de Madrid. El actual delantero de la selección española se encontraba de cesión en cesión pero en Vallecas consiguió demostrar su mejor nivel y explotar de manera definitiva con 10 goles en 16 partidos. Esa temporada le abrió las puertas de la titularidad en el Atlético de Madrid. Otro ejemplo es Celso Borges, centrocampista del Deportivo de La Coruña. El jugador costarricense llegó al equipo herculino después de jugar un gran Mundial en el mercado de invierno de 2015, procedente del AIK de Suecia. En su primer partido dio la victoria al equipo con un doblete en Vallecas y fue un jugador esencial en la permanencia del Deportivo. Sus catorce goles desde su llegada, pese a jugar en el centro del campo, les ha convertido en indiscutible en el equipo.

Este invierno los equipos siguen buscando desesperadamente esa estrella, ese jugador determinante que les permita crecer en la segunda parte de la temporada. Jovetic ha entrado a Sevillla por la puerta grande, con dos goles al Real Madrid. El Deportivo ha incorporado a Kakuta, procedente de China, con el objetivo de que sea una de las estrellas del equipo. Draxler en el PSG, Morgan Schneiderlin por el Everton, Pavoletti por el Napoli, Gabriel Jesús por el City o Ndidi por el Leciester son solo algunos ejemplos de jugadores que buscarán su hueco en los grandes clubes europeos. La historia juega en su contra pero como dice el dicho: las estadísticas están para romperlas.

 

El difícil arte de fichar en invierno
Comentarios