Delirio verdiblanco en el Benito Villamarín

Sergio Canales y Fran García disputando un balón en el Benito Villamarín. / Foto: @realbetisbalompie
Sergio Canales y Fran García disputando un balón en el Benito Villamarín. / Foto: @realbetisbalompie
Un gol del "Panda" Borja Iglesias, fabricado por el veterano Joaquín, da el pase a los béticos a la final de Copa del Rey 17 años después. 
Delirio verdiblanco en el Benito Villamarín

Partido de tú a tú. Partía con ligera ventaja el Betis del partido de Vallecas, ya que su victoria por la mínima 1-2 les daba cierta tranquilidad para afrontar el partido de vuelta, pero los de Iraola no iban a ponerlo nada fácil. Ninguno de los dos equipos, que se citaban hoy en el Benito Villamarín, escondió sus cartas. Los dos trataron de hacer su juego y no especular ni con resultado ni con la forma de jugar de cada uno. Empezó mejor el Rayo con una presión muy intensa arriba que obligaba mucho al Betis a jugar en largo, esos balones no encontraban ninguna camiseta verdiblanca y el conjunto de la franja recuperaba fácil el balón. Todo esto no evitó que Juanmi diese el susto a la defensa rayista con un testarazo que hizo lucirse a Luca Zidane. El Rayo siguió con su insistente presión arriba y su búsqueda de centros laterales, buscando la espalda de los siempre prodigados laterales verdiblancos, pero sin causar apenas peligro debido a la buena colocación de la zaga bética.

Un Betis irregular y un Rayo muy serio. De la mano de Fekir y de Canales, el Betis empezó a dar señales de vida cuando iba ya media hora de encuentro. Un síntoma de eso fue una buena internada de Alex Moreno por banda izquierda, que ponía el esférico al área y entre Mario Suárez y Luca Zidane conseguían evitar el tanto local. El Betis creció en el partido pero seguía sin encontrarse cómodo, ya que sus jugadores clave estaban jugando de manera intermitente. Las pocas ocasiones de peligro que creaba el conjunto de Manuel Pellegrini eran disparos desde fuera del área, sobre todo de Canales y de William Carvalho, que no encontraban la portería visitante.

En una contra la tuvo el Betis para abrir la lata en el 73. Willian José asiste a Fekir para que este, teniendo a Juanmi solo en boca de gol, decidiese chutar a portería y la mandase a las manos de Luca Zidane. Andoni Iraola empezó a mover el banquillo viendo que se le acababa el tiempo para intentar forzar la prórroga, esos cambios ofensivos provocaron huecos a la espalda de la zaga visitante, pero no fueron aprovechados por el conjunto bético.

Bebé silenció el Villamarín. Corría el minuto 79 y Willian José, en un salto de cabeza, provoca una falta en una posición peligrosa. El jugador es amonestado y el que coge el esférico es Bebé, que acababa de saltar minutos antes al terreno de juego. El futbolista portugués no se lo pensó dos veces y le pegó a portería desde 25 metros. Misil teledirigido y golazo por la escuadra que hizo enmudecer al Benito Villamarín en el 80 de partido. Nada pudo hacer el meta local, Claudio Bravo, ante tal disparo. Este gol significaba el empate en la eliminatoria ya que ahora, en caso de empate, los goles fuera de casa no valen doble.

Bebé celebrando el tanto logrado por el Rayo Vallecano en el Benito Villamarín. / Foto: @rayovallecano
Bebé celebrando el tanto logrado por el Rayo Vallecano en el Benito Villamarín. / Foto: @rayovallecano

Reacción del Betis. El conjunto verdiblanco, lejos de venirse abajo, se volcó en la portería rival. Tres minutos después del gol, tuvo la primera el Betis para empatar el encuentro. Fekir se adentra en el área rival por banda derecha, golpea el esférico y este se le escapa de las manos a Luca Zidane, pero Balliu consigue sacar el balón bajo palos. Cuando todos pensábamos que nos íbamos a ir a la prórroga llegaba la locura en el Benito Villamarín. Joaquín, que no llevaba ni 10 minutos sobre el césped, se fabricaba una jugada en banda izquierda para filtrar un balón exquisito a Canales que batía a Luca Zidane, pero Fran García despejaba justo en el momento en el que aparecía Borja Iglesias para rematar con todo el balón y mandarlo al fondo de las mallas. El estadio verdiblanco se venía abajo con el gol de su equipo, que lo metía en la final. La volvió a tener a la contra otra vez el Betis en los pies de Joaquín, pero erró en el mano a mano. No dio tiempo para más y el Betis consigue el pase a la final de Copa 17 años después.

El conflicto de Ucrania, presente en el encuentro. Al igual que pasó con la otra eliminatoria copera, los dos conjuntos se juntaron para mostrar su apoyo a Ucrania y posar en la foto con una pancarta que rezaba "El Fútbol Por La Paz", instantes antes del comienzo del choque. 

Jugadores de ambos conjuntos posan con una pancarta en apoyo a las víctimas en Ucrania. / Foto: @rayovallecano
Jugadores de ambos conjuntos posan con una pancarta en apoyo a las víctimas en Ucrania. / Foto: @rayovallecano

El conjunto bético, merecido finalista. Aunque no jugó su mejor partido, el Betis logró el pase a la final debido, principalmente, a la renta que tenía del encuentro de ida en el cual venció 1-2. Es cierto que propuso más que un Rayo que fue de más a menos y que le costó mucho acabar el encuentro. El conjunto de Manuel Pellegrini llega a una final de Copa del Rey después de 17 años e intentará lograr su tercer título copero, después de haberlo hecho en 1977 frente al Athletic Club y en 2005 frente a Osasuna.

La final la juegan en casa.  El aficionado bético tiene la suerte de que la final de Copa del Rey se celebrará en su ciudad y se prevé una gran afluencia de público verdiblanco debido a que será en el estadio de La Cartuja de Sevilla.

La final de la Copa del Rey será en La Cartuja, Sevilla. / RR.SS.
La final de la Copa del Rey será en La Cartuja, Sevilla. / RR.SS.

Una final con dos estilos muy diferentes de juego. Valencia y Betis serán los dos conjuntos que disputarán la final de Copa del Rey de esta temporada. Dos estilos antagónicos de juego pero con el mismo fin, alzarse con el título copero. Mientras que el conjunto de José Bordalás basa su planteamiento en una defensa férrea y presión arriba; los de Manuel Pellegrini se identifican con un buen manejo de balón, posesión y buena circulación de balón entre líneas. Siendo dos estilos tan diferentes de juego prometen una final apasionante. @mundiario 

Delirio verdiblanco en el Benito Villamarín
Comentarios