Ante un Bernabéu entregado, el madridismo homenajeó a Raúl, el 7 blanco

Raúl, en su partido de homenaje en el Bernabéu / Real Madrid.
Raúl, en su partido de homenaje en el Bernabéu / Real Madrid.

El Bernabéu vivió una noche de gala rindiendo homenaje al que fue su gran capitán durante muchos años. Don Raúl tuvo la despedida soñada por él y por la afición.

Ante un Bernabéu entregado, el madridismo homenajeó a Raúl, el 7 blanco

Con un pequeño retraso, y ante un Bernabéu entregado, el madridismo homenajeó a Raúl. El 7 blanco. El partido fue una fiesta en sí con multitud de bonitos detalles. Empezando por la cesión por parte de Ronaldo de su dorsal a Raúl, para que jugara con su número de siempre; siguiendo con la capitanía ofrecida por Casillas recordando al Gran Capitán y terminando por la disputa de un tiempo con cada equipo para disfrute de todos los aficionados que enloquecieron cuando marcó su gol.

Aparte del homenaje se pudieron ver algunos detalles importantes sobre el terreno de juego. Es curioso que los Ultra Sur silbaran a Casillas. Una cosa es ser mourinhista y otra perjudicar tus propios intereses. Casillas es historia viva del Real Madrid y algún día tendrá un homenaje como el que tuvo ayer Raúl. Tampoco ayudó que Ancelotti mandara calentar a Diego López antes del descanso. Solo provocó más división. Mal gestionado. Se ha provocado un problema donde antes no lo había. Lo recordó ayer Raúl tras el partido, si quieren conseguir títulos lo mejor es estar unidos.

Finalmente se confirmó lo que es un secreto a voces. Hay jugadores que tienen que salir del equipo. Su aportación es nula. Kaka' y Morata son los damnificados. Cada vez que el brasileño tocaba el balón era silbado. Es vergonzoso su juego. No da ni una. Y Morata no tiene el nivel hoy en día para jugar en el Madrid. No marca un gol ni al arco iris. En ese aspecto está muy tranquilo Benzema. Nadie le aprieta. Debería haber salido a foguearse a un buen equipo como hizo Carvajal. Creo que ha estado mal asesorado. Un delantero del Madrid tiene que meter casi todo lo que le llega. No me vale que marque 15 goles, porque ha tenido 100 ocasiones. Esos 15 goles los mete un delantero de un equipo pequeño en 20 ocasiones. Por eso se fue Higuaín. Los beneficiados son Isco —que ya tiene al Bernabéu en el bolsillo— y Jesé que con sus dos goles de anoche se reivindicó. Tiene mucho trabajo por delante Ancelotti.

Piensen. Sean buenos.

Ante un Bernabéu entregado, el madridismo homenajeó a Raúl, el 7 blanco
Comentarios