Las bromitas de Cristiano Ronaldo con Hacienda ya nos han costado un pastón

Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo, señalado por defraudar a Hacienda. / RRSS

Entre beneficios fiscales 'a la carta' y liquidaciones que no coinciden con lo que estima la Agencia Tributaria, el portugués se ha reído del fisco español.

Las bromitas de Cristiano Ronaldo con Hacienda ya nos han costado un pastón

En el año 2009, con el regreso a la poltrona de Florentino Pérez, el Real Madrid se gastó en fichajes más de 250 millones de euros, contando para ello con la ayuda de CajaMadrid, que le concedió un crédito de 76,5 millones de euros con los que pudo financiar la llegada de Cristiano Ronaldo desde Manchester.

Pasados los años, se pudo comprobar de qué forma se gestionaba sus recursos CajaMadrid – Bankia, desde estafar – perdón, vender –  con acciones preferentes a sus clientes más veteranos, hasta gastar sus consejeros dineros a manos llenas con la utilización de las tarjetas black (entre ellos varios directivos del Real Madrid). Al final la entidad tuvo que ser rescatada con dinero público.

Por otra parte, uno de los motivos que animó a Cristiano Ronaldo para cambiar Old Trafford por el Bernabéu fue que aquí iba a gravar sus ingresos por un tipo fiscal del 24%, al ser extranjero y poder acogerse a la ley Beckham, según la cual pudo elegir no ser residente en España a efectos fiscales.

Dicha ley, derogada en 2010, se mantuvo para los contratos firmados con anterioridad – como el de CR -, por lo que el portugués pudo seguir hasta 2014 beneficiándose de dicha medida, no tributando por el tipo máximo del 56% con la consiguiente merma de ingresos para Hacienda. Nada ilegal, pero sí tan curioso como disparatado, lo que demuestra que esa ley solo estuviese vigente durante cuatro años.

Ahora el delantero merengue ha sido acusado por la Agencia Tributaria por haber defraudado 15 millones de euros entre 2011 y 2014 (de ayer a hoy han pasado de 8 a 15... y subiendo), al considerar que no tributó por una parte sustancial de sus ingresos por la comercialización de derechos de imagen. En el 2014, y a la vista de otras inspecciones que estaban sufriendo otros futbolistas, Cristiano regularizó el dinero que tenía en el exterior – según publicó Football Leaks, solo en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes tiene 150 millones de euros – ante el temor de llegar a ser investigado.

Pero los cálculos realizados por Hacienda no coinciden con los suyos, y esa diferencia de 8 millones de euros es la que se ha puesto en conocimiento de la Fiscalía para determinar si el ya conocido como #CR15 (de momento) ha cometido un delito fiscal.

Así es que entre préstamos y rescates, beneficios fiscales tan legales como difíciles de justificar y liquidaciones ‘a lo Panenka’, la vedette de Madeira ha dejado de ingresar en la Hacienda española un pastón. Esperemos que  este caso no caiga en manos de un juez que, al más puro estilo de Gil Manzano o Undiano Mallenco, se marque un ‘sigan sigan’. @Bajarlaalpasto

> Puedes suscribirte a más análisis de Deportes en MUNDIARIO

 

Las bromitas de Cristiano Ronaldo con Hacienda ya nos han costado un pastón
Comentarios