Buscar

MUNDIARIO

Sevilla y el Tercio de Olivares homenajearon la gesta de Elcano y la Nao Victoria

500 años de la travesía planetaria más deslumbrante, el Tercio de Olivares, homenajeaba uno de los más gloriosos capítulos de la Historia de España. 
Sevilla y el Tercio de Olivares homenajearon la gesta de Elcano y la Nao Victoria
Nao Victoria en Sevilla y el Tercio de Olivares.
Nao Victoria en Sevilla y el Tercio de Olivares.

María Fidalgo Casares

Doctora en Historia.

500 años habían transcurrido desde la más gloriosa de las efemérides náuticas. Sevilla viajaba en el tiempo para festejar la llegada de la nave superviviente de la más tortuosa de las travesías. Hombres de armas, soldados y soldaderas de la época se congregaban en el muelle de Marqués de Contadero. La ya mítica Nao Victoria había regresado y atracado a los pies de la Torre del Oro en la ciudad de Sevilla.

El Tercio de Olivares, picas al hombro y a paso ordinario, partía empezando a caer la tarde hacia el puente de Triana, que siglos más tarde construiría un discípulo de Eiffel a semejanza del Carrousel parisino. Iban embozados con unas extrañas máscaras que les cubrían la mitad del rostro para protegerse de una peste muy reciente, algunas de ellas, exhibían la Cruz de Borgoña o de San Andrés, símbolo del Imperio desde la Batalla de Pavía.  El "Espacio 500 aniversario Magallanes y Elcano" en los bajos de Marqués de Contadero, frente a la Nao Victoria, desarrollaba históricamente la celebración.

Desfilando

Tercio. / Gerardo Lucio

Una decena de miembros del Tercio de Olivares informaban a los ciudadanos en los "mentideros". Los principales mentideros sevillanos se situaban en los alrededores de la catedral y  en las orillas del río. Esta vez, en el  Altozano, Arenal y el mismo puente de Triana, se compartía la noticia inesperada de la llegada de la nao Victoria al puerto de Sevilla procedente de allende los mares. Su silueta se recortaba junto al Guadalquivir desde las murallas de la ciudad. Porque en aquel tiempo, si uno quería estar al tanto de lo que ocurría en la bulliciosa urbe hispalense había que acudír a “los mentideros”… Allí ricos y pobres, grandes y humildes se mezclaban ávidos de llevarse a casa -o a la taberna de turno- información sobre los últimos sucesos, pero también de opinar sobre ellos e, incluso, de pavonearse dando primicias. La veracidad no solía ser la tónica habitual y los rumores convivían con las noticias auténticas, como era en este caso. Se contaba que la nave había llegado con apenas docena y media de tripulantes, pero con sus bodegas llenas de clavo. Tanto, que  el beneficio multiplicaba por diez el precio de la gran expedición. El joven Emperador Carlos, estaría orgulloso.

     Maestre de Campo. Gerardo Lucio               

Traje de época, / Gerardo Lucio

Finalizados los "mentideros", dada la gran devoción de los Tercios se dispusieron a recibir la bendición del Páter, rodilla en suelo. Tras ella, el Tercio de Olivares, ya a paso de tambor, comenzaba el desfile hacia la Nao Victoria recibiéndoles ésta a cañonazos desde el falconete.

Allí, con grandilocuencia y presencia, El Maestre de Campo, pergamino en mano atado con un lazo carmesí, hacía una lectura magistral. Una exposición perfecta en la que desglosaba lo que significaba el Puerto de Sevilla, la Casa de la Contratación y todo el comercio con América. Un intercambio de pecunios y mercaderías perfectamente ensamblado. Toda Europa dirigía sus ojos a  Sevilla y la urbe se convertía en crisol de culturas de numerosos comerciantes, navegantes, científicos y políticos de distintas nacionalidades.

Asímismo, frente a la Nao Victoria, otro discurso elocuente rompía el silencio. Y esta vez, imbuido de una intensa emoción se dedicaba a enaltecer la figura de Juan Sebastián Elcano y a la gran hazaña conseguida para su Rey y su Patria. Pero también quisieron tener presentes a los 18 supervivientes que tras sufrir todo tipo de penalidades, habían logrado sobrevivir y conseguir la circunnavegación del planeta. Tras el nombre de cada uno, un intenso cañonazo en su recuerdo acompañado del lema "Honor y Gloria", que iba siendo coreado con emoción por parte del Tercio de Olivares. Un acto de reparación al poco reconocimiento que a tripulación superviviente y a su capitán les ha dado la historia.

Para admiración y asombro de los asistentes, durante el desfile, en el que las mujeres de época también tuvieron una importante y atractiva presencia, se hizo una demostración de formación de ataque de un Tercio conformado por picas, rodelas y arcabuces.

soldaderas de los tercios

Soldaderas. / Gerardo Lucio

La Recreación, valor histórico en alza

No pudo ser en Abril como planeaba el Tercio de Olivares y la Fundación Nao Victoria, pero al fin, el 11 de Julio con este acto  conmemoraban el 500 aniversario de la primera circunnavegación de la tierra. La Recreación está viviendo en España momentos de oro, tal vez como revulsivo al " maltrato" y olvido de la Historia de España en la últimas generaciones, y al acto se sumaron asociaciones de recreación afines al Tercio de Olivares como 31 enero Tercios, Código Mercenario, Deus Vult, Milicias del Sur así como una manga de Arcabuceros de Úbeda y Portugal, encabezada por el recreador de prestigio, Enrique González Larios.

Al cierre de la jornada, el Tercio de Olivares subió a la Nao Victoria, dotando de mayor realismo si cabe a la conmemoración, y su entrada fue recogida por tres artistas de la fotografía que ponían su mágica lente al servicio de la historia: Zu Sánchez, Alba Lucio  y Gerardo Lucio . Imágenes  que quedarán para recuerdo de todos y para la ciudad de Sevilla. Como “milagro” del evento, la nave transmutaba en el perfecto estado en el que salió, y su silueta se recortaba grandiosa y deslumbrante en el muelle del Guadalquivir. bañado por una intensa luz dorada de atardecer.

Ciudadanos y turistas “del presente” pudieron inmortalizar la escena y se les permitió acceder a la nao Victoria y fotografiarse con todos los miembros del cortejo y del Tercio, y así dejar constancia del homenaje en su vivencia personal, multiplicando su eco  mediante la difusión en las redes.

cartel Tercio de Olivares

Cartel del evento.

El Tercio de Olivares

Una vez más, el Tercio de Olivares consigue su objetivo de divulgar la Historia de España a pie de calle, acercándose a todas aquellas personas que quieran conocerla y/o al menos, encender en ellas "la luz esplendorosa" del pasado que tuvimos como Reino.

La Asociación Cultural y de Recreación Histórica “Tercio de Olivares”, surge en Olivares por su vinculación con Don Gaspar de Guzmán Conde Duque de Olivares, Valido del rey Felipe IV. Su objetivo principal es rememorar la Historia de España mediante la Recreación histórica de los Tercios de infantería españoles. Para ello  divulgan a todos los niveles la historia de España en general, con rigor y veracidad, y la de los siglos XVI y XVII, en particular. Despiertan un gran interés de la población por su espectacularidad y atractivo, organizan y colaboran con entidades civiles, militares y religiosas en actos y campañas, así como en acciones solidarias en aras de sus valores cristianos.

Hombres de Armas

Tercio. / Gerardo Lucio

Durante el último año, han participado en distintos actos y homenajes, como el del pintor sevillano Velázquez en su casa natal, actos en desagravio a Cristóbal Colón, y han organizado interesantes conferencias y presentaciones de libros. Pero tal vez, en la memoria de la ciudad, lo más impactante ha sido su homenaje a la Inmaculada, patrona de los Tercios  y su impresionante recreación del Milagro de Empel. Uno de los actos más hermosos y emocionales vividos jamás por la ciudad de Sevilla y que espera consolidarse en el tiempo como una tradición anual que transmita a las generaciones venideras la grandeza de los Tercios y de la Historia de España. @mundiario