Maricela Gutiérrez presenta su novela romántica "Marcus"

Marcus, portada./ Amazon
Marcus, portada./ Amazon

 "No me importaba parecer un niño roto y perdido, ni mucho menos que supieran que tenía una debilidad, porque la tenía y esa era ella, mi Em", escribe Maricela Gutiérrez.

Maricela Gutiérrez presenta su novela romántica "Marcus"

La escritora romántica, Maricela Gutiérrez, nos presenta un fragmento de su novela "Marcus"; sentimientos, fantasía y personajes marcados por el idealismo irrumpen en una prosa donde lo paranormal y lo erótico se entrelazan en un solo lenguaje.

"Hacía siglos que no tenía ningún sentimiento ni bueno ni malo, demasiado tiempo en que me sentí vacío y pensé que el único motivo que tenía para vivir era la venganza contra Razvan. La última vez que lloré fue la noche en que mi madre y Darline murieron, esta vez no pude evitar que una lágrima escapara de mis ojos cuando comprendí que tenía que dejar que se llevaran a Emily, aun si eran apenas unas horas sentía que el mundo se derrumbaba a mis pies. Plegué mis alas rodeándola con ellas formando un capullo como si de esta forma pudiese protegerla del mal del mundo, la mantuve abrazada un tiempo que me parecía demasiado corto, negándome a que la arrancaran de mis brazos, luego caí de rodillas y me abracé a su cintura enterrando mi cara en el hueco de su cuello, tratando de que mis cuernos no la hirieran. No me importaba parecer un niño roto y perdido, ni mucho menos que supieran que tenía una debilidad, porque la tenía y esa era ella, mi Em. No pensé en cómo se vería una criatura de dos metros con cuernos y unas enormes alas, de rodillas llorando abrazado a la mujer que amaba, nada de eso importaba, solo el saber que apenas en unos minutos mis brazos estarían vacíos. Se alejó de mí buscando mi rostro y las lágrimas que brillaban en sus ojos se sentían como puñales que iban directo a mi corazón.

—Te prometo que voy a estar bien, solo ve por mi pronto.

—Lo haré, apenas se oculte el sol saldré a buscarte y te llevaré conmigo al fin del mundo si es necesario para que nadie más pueda encontrarte —aseguré. Tomó mi cara entre sus manos y me acercó a su boca para besarme, me apoderé de sus labios con fiereza, haciéndole el amor con mi lengua. Cuando nos separamos juntó su frente con la mía un momento, luego levantó su mano y escondiendo el dedo corazón y anular dejó los otros tres levantados, sentí como si un misil hubiese golpeado mi pecho ante el gesto, lo conocía, lo había visto cuando decidí aprender lenguaje de señas—. También te amo, Em, más que a mi vida —declaré, y levantando mi mano le devolví el gesto, una pequeña sonrisa se pintó en sus labios y volvió a besarme antes de girarse y caminar hacia la puerta, Alana y Steven se pusieron a su lado para acompañarla.

Me quedé en el sitio de rodillas, usando toda mi fuerza de voluntad para no impedirle que saliera. La luz me cegó cuando esta se abrió y eso imposibilitó que viera completamente lo que sucedió a continuación, y tal vez fue mejor así, ya que estaba seguro de que los habría matado si los veía poniendo sus asquerosas manos encima de mi mujer. Cuando la puerta se cerró de nuevo todo se quedó sumido en un silencio sepulcral". @mundiario

Enlace de compra en Amazon: https://amzn.to/2HPeKyM

Maricela Gutiérrez presenta su novela romántica "Marcus"
Comentarios