Buscar

MUNDIARIO

La liga de la Justicia: un comienzo tibio para algo que pudo ser mejor

DC y Warner ya estrenaron la esperada cinta que reunía por primera vez a la famosa liga justiciera. El comienzo de esta saga ha sido un poco agridulce, porque nos gustan los personajes, pero el problema sigue siendo la visión de los directores.

La liga de la Justicia: un comienzo tibio para algo que pudo ser mejor
La liga de la Justicia. / DC y Warner.
La liga de la Justicia. / DC y Warner.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

La liga de la Justicia ya está en cartelera y su llegada nos deja un momento agridulce. Desde hace tiempo, Warner estuvo rondando la idea de presentar a todos los héroes de Detective Comics (DC), pero no ha sido hasta ahora que por fin ha cedido a la idea y poco a poco han ido mostrándonos el universo. ¿El problema? Quizás quieran parecerse demasiado a su mayor competidor y sus directores parecen no tener todo claro.

Con 17 películas muy taquilleras y con excelentes críticas, Marvel y Disney tienen la delantera asegurada, pero DC puede llegar a sorprender si Warner se decide por buscar buenos directores y guionistas que encuentren la esencia del universo.

Por separado nos encantan

La liga de la Justicia es la continuación de los sucesos que transcendieron luego de Batman v Superman. Aquella cinta dejó mucho qué desear y no a todo el mundo gustó, por eso, muchos esperaban que con toda la liga reunida Warner lograr ensamblar las piezas correctamente, pero no fue así.

Tienen la historia, los personajes y el dinero ¿Qué les falta? La esencia, ese particular sentido que haga que no comparemos lo que hace DC con lo que hace Marvel. Vamos con los personajes, ya conocíamos a Superman en las manos de Henry Cavill, a Wonder Woman interpretada por Gal Gadot y a Batman personificado por Ben Affleck; los primeros dos nos encantan por mucho, mientras que el segundo no es mi actor preferido pero tampoco lo hace mal. En esta entrega, por fin conocimos a The Flash con un genial –y diferente- Ezra Miller, Aquaman en las manos de Jason Momoa y Cyborg interpretado por Ray Fisher.

Todos saben lucirse y llenan los famosos trajes de héroes. Cada quien puede aportar su encanto, poder, fuerza y buenas actuaciones. El problema llega cuando están todos en el mismo equipo. Esta vez, Joss Whedon y Zack Snyder no lograron hacer brillar al producto final y su equipo sale perdiendo, especialmente, Aquaman que termina siendo la pieza “cómica” y forzada de la cinta, cuando muchos esperaban que de esto se encargara The Flash.

La movida corresponde a querer presentar a un héroe similar a Thor, pero que no termina de encajar con los cómics y nos deja decepcionados. Aparte de este bache, la peor parte de la producción, ha sido el villano Steppenwolf, interpretado por Ciarán Hinds, que se entregó por completo a los malos efectos y nos ha dejado un ser aburrido carente de cualquier fascinación. Recordemos, que los villanos son parte esencial de una cinta, especialmente si esta es de héroes, puesto que es la contraparte de los buenos, y deben ser tan imponentes e interesantes como el otro.

Quizás Warner y DC estén encaminados, pero aún les falta encontrar su identidad y buscar directores que refresquen la saga que tiene mucho por dar. @mundiario