Gloria Fuertes como misterio-enigma de toda vida

Gloria Fuertes. / TVE
Gloria Fuertes. / TVE

Toda persona, todo poeta, Gloria Fuertes es una especie de espejo y nos confrontamos con él, para comprender algo de las luces y sombras que todo ser humano arrastra.

Gloria Fuertes como misterio-enigma de toda vida

¿La vida es un laberinto, y la poesía-literatura-arte-artes, intentan, con otros saberes, ciencia-filosofía-religiones-culturas ponerle una cifra-llave-clave-señal-fórmula? ¿Quizás, un poema sea más que un poema, sea de un autor desconocido o sea de Gloría Fuertes, porque quizás un poema sea el fondo de un ser-estar-hacer-entender-comprender…? ¿Quizás, si leyésemos un poco con detenimiento a Gloría Fuertes, nos entenderíamos un poco mejor a nosotros mismos, quizás nos amaríamos mejor a nosotros mismos…?

Gloría Fuertes García, 1917, Madrid, + 1998, Madrid.

Es una persona y autora y literata y poeta quizás obscurecida en cierto modo, por los avatares de la existencia y de la historia, podemos fijarnos en algunos aspectos de su vida y de sus versos, para intentar entender-comprender mejor a esta gran poeta, pero también a una persona de carne y hueso, metida en una etapa histórica, pero además, a nosotros mismos, porque la literatura, es como un enorme espejo que nos refleja a nosotros mismos, algo de nuestra mismidad:

Qué es el espejo y qué es lo reflejado, o dicho de otro modo, en una persona, escritor o no, qué es su producción o su obra, y qué es su mismidad interior, o ambas cosas se buscan y se encuentran y se mezclan.

Puede parecer esto una simpleza o una boutade, pero aplicable a cualquier persona, porque lo que pensamos, es objetivo, o es subjetivo, o que combinación de ambas realidades, y después, lo que materializamos-positivamos en la existencia, sea cual sea nuestro oficio-profesión, qué es exteriorización de nuestro interior, y qué es objetividad de esa profesión-oficio-vocación, de ese estar-en-el-mundo. Que nos diría Heidegger. Pero en los campos de la creación artística, esto es aún más evidente.

Se repite hasta la saciedad, el famoso poema autobiográfico, y se dice que “a los catorce años le pilló la guerra”, pero la cuestión o es una errata personal, o es una errata literaria, o es un signo-simbolismo-metáfora o es un error adrede, porque si nació en 1917, no tenía catorce años, cuando la guerra, sino casi diecinueve.

No quiero hacer herida o sangre o polémica de este error-dato, que se repite, por multitud de críticos literarios. ¿Pero…? ¿Volvemos a la cuestión de la vida y la obra, de la representación en la obra de la vida, en la desfiguración de la vida en la obra…? ¿Quizás, quizás el temor, quizás el intento del olvido propio y de los demás hacia si mismo…?

El dolor de una vida, y toda vida tiene dolor, igual que toda vida tiene alegría. En este caso el dolor-alegría de una vida se transmuta en palabras-imágenes-metáforas-conceptos-ideas que se imaginan y que se escriben. Quizás, uno de los grandes fines de las artes, y por tanto, de la literatura, es poder vivir en este mundo, y poder vivir en otro mundo, y entre los dos se crean puentes.

 Creo que en Gloria Fuertes, se materializa-cristaliza-combina ese dolor, como diría Miguel Hernández, “vengo con el dolor de la vida…”, creo que en Gloría Fuertes se combina ese dolor de la vida, ese dolor de los versos, ese dolor de la mirada-recuerdo-presente-pasado-futuro. Esa alegría que es dolor, y ese dolor, que lleva implícito un cierto grado de alegría.

El laberinto de la soledad, la soledad buena que sirve para pensar-meditar-crear, la soledad mala, que sirve para hundirse cada vez más en el pozo de lo negativo del presente o de la memoria-recuerdo, de lo que fue y no debió de ser, de lo que pudo ser y no fue.

 Todo ser humano, todo ser humano crea algo o no lo crea, tiene que torear-bailar-nadar con la soledad buena-mala. Quizás, las artes, quizás multitud de cosas, en la vida y en la cultura, están fabricadas-construidas para incentivar la buena soledad, hacer disminuir la mala soledad.

Gloría tenia un concepto, que podríamos decir, natural de Dios y sobre Dios. Quizás, no atravesado demasiado por ninguna religión positiva, quizás, no deísta, tampoco, pero si una necesidad-deseo-concepto de Dios.

En una entrevista, indica. “me gusto por dentro”.

Quizás este sea el gran misterio-enigma del ser humano, el gustarse a sí mismo, ahora se diría la conciencia correcta de la autoestima. Nos falta autoestima adecuada y correcta, unos caen en el error, de la ampulosidad-vanidad-soberbia, que es un modo de no quererse de forma correcta, otros caen, en el error contrario, no quererse-amarse-estimarse lo suficiente, y unos y otros, caen en errores graves de conducta-comportamiento-conceptualización de sí mismos y de la existencia, de su existencia y la de los demás…

Gloría Fuertes lo indicaba muy claramente, decía, “se escribe para los demás”, quizás, habría que añadirle, para los demás y para uno mismo, para uno mismo y para los demás. Pero este es uno de los dramas del arte-artista-autor-escritor, da lo mismo el género o el arte que realice, da lo mismo la actividad científica-filosófica-teológica-tecnológica que construya, se piensa-escribe-observa para uno mismo y para los demás. Pero este es el drama, gran drama, aunque no el mayor de la existencia, cuándo después quizás de años o lustros, se ha atrevido a pensar-observar y escribir, y se queda en el cajón o en la memoria de megaelefante del ordenador. En ese momento se ha roto la corriente eléctrica, desde la realidad, pasando por una conciencia o el autor, llegando a un soporte o la obra, y después no pasando a otra conciencia…

Creo que podemos terminar, con una frase-verso de Gloría, “escribo por las noches”… Repito para usted, estas palabras: “escribo por las noches”. Aquí mi modesto homenaje a esta gran poeta. 

Gloria Fuertes como misterio-enigma de toda vida
Comentarios