Cuando las mujeres guapas y femeninas también triunfan

Julia Roberts in Erin Brockovich (2000). / IMDB
Julia Roberts in Erin Brockovich (2000). / IMDB
Que solo un cuerpo tapado de un 'ser menstruante' tenga potestad para erigirse como ejemplo de otras mujeres es lo más ultraconservador que he escuchado en boca de supuestos progresistas.
Cuando las mujeres guapas y femeninas también triunfan

Erin Brockovich usa vestidos ceñidos al cuerpo realzando así su figura femenina y su generoso busto. Es una rubia de pelo ondulado, amplia sonrisa y un evidente atractivo elevado, también, por los tacones que usa y que hace de ella una mujer de más de 1,80 m. de altura. Se maquilla, se depila y se aprecia una mujer aseada. Por todo ello no sorprende que ganase el concurso de belleza Miss Pacific Coast en un ya lejano 1981. Casi diez años después, comenzó a trabajar en una compañía de seguros como administrativa. Básicamente su trabajo consistía en organizar papeles pero Erin Brockovich, que en el cine fue maravillosamente interpretada por una guapísima Julia Roberts, comenzó a percatarse de que muchos de esos papeles albergaban información sobre personas enfermas con mismas patologías en una zona concreta de California. Lejos de ceñirse a su tedioso trabajo administrativo, Brockovich comenzó por su cuenta una investigación que la llevó a descubrir que dichas personas enfermaban a causa de una contaminación por cromo en el agua de consumo causada por los vertidos químicos de una fábrica de gas y electricidad.

Julia Roberts en Erin Brockovich.
Julia Roberts en Erin Brockovich.

Quienes hayan visto el filme de Steven Soderbergh estrenado en el año 2000 sabrán que Erin Brockovich fue ninguneada primero por su belleza y su estilo de vestir demasiado provocativo y segundo por su aparente incapacidad para realizar algo más que gestiones administrativas. Pero, salvando todos estos prejuicios que aún a día de hoy se tienen sobre las mujeres de mayor belleza que otras (veamos recientemente el caso Chanel), la fábrica tuvo que pagar 333 millones de dólares en indemnizaciones a los habitantes de la región afectada por la contaminación gracias a la demanda que interpuso Erin junto a su marido Eric Ellis. El desarrollo de la vida profesional de Erin Brockovich ha sido espectacular y actualmente preside una empresa de consultoría y trabaja como consultora para Girardi & Keese,​ la firma de abogados de Nueva York de Weitz & Luxenberg​ dedicada a reclamaciones de lesiones personales por exposición al amianto, y Shine Lawyers en Australia.

Quien iba a decir que una mujer que resalta con su vestimenta su trasero y sus pechos tendría también cerebro y no se dedica a la prostitución ¿no?

Pero el cine nos ha dejado otros ejemplos de la insensatez que supone querer tapar el cuerpo femenino con el fin de hacernos parecer ¿qué? Ahí tenemos las comedias interpretadas por una rubia de armas tomar como es la actriz Reese Witherspoon, Una rubia muy legal (2001).

Una rubia muy legal.
Una rubia muy legal.

En esta comedia nos topamos con una chica pija que pierde a su prometido, el cual quiere convertirse en senador y no considera a su novia lo suficientemente seria y lista como para seguir siendo su pareja en esa nueva fase de su vida. Por ello, Elle, nuestra rubia legal, decide estudiar Derecho en Harvard y para ser admitida manda un video suyo en bikini. En pro de la diversidad, la prestigiosa universidad la acepta y Elle comenzará su periplo en una universidad donde destacará, primero, por su vestidos ceñidos y escotados, sus elevados tacones y su interés desmedido por su imagen. Todos la consideran estúpida, pero Elle empezará a demostrar que también las guapas son inteligentes y que para ser una buena profesional no es preciso vestir con trajes de chaqueta masculinos y ropa oscura. También se dará cuenta que querer estar con un hombre que la considera tonta no es lo más sensato y opta por licenciarse no por él, sino por ella misma. Una historia de éxito femenino donde la mujer no tiene porqué comportarse como un hombre para triunfar.

En el cine podemos encontrar cientos de ejemplos de mujeres despampanantes que logran sobreponerse a las críticas de hombres, pero sorpendentemente de más mujeres, que consideran que solo un cuerpo tapado de un 'ser menstruante' tiene potestad para erigirse como ejemplo de otras mujeres. Hacía tiempo que no escuchaba algo tan ultraconservador en boca de supuestos progresistas.

Ilustración sobre Chanel.
Ilustración sobre Chanel.

Menos mal que los que piensan así son una minoría, que hace mucho ruido, pero que representan a un porcentaje ínfimo de una sociedad, quiero pensar, más sana de lo que nos quieren vender. @opinionadas

Cuando las mujeres guapas y femeninas también triunfan
Comentarios