Crítica de Una noche con Adela, la ópera prima de Hugo Ruiz

Una noche con Adela.
Una noche con Adela.
Una noche con Adela es una película incómoda por lo que podía haber sido y no fue, por la oportunidad perdida de convertirse en la cinta de venganza femenina representativa como lo fue Revenge o Una joven prometedora.
Crítica de Una noche con Adela, la ópera prima de Hugo Ruiz

Laura Galán, la estrella de la ópera prima de Carlota Pereda, Cerdita, se desnuda más en cuerpo que en alma en esta película de venganza femenina. Un subgénero dentro del thriller que películas como la francesa Revenge o la británica Una joven prometedora marcaron a la crítica y al público general. Una noche con Adela es, sin embargo, la obra menor de las anteriormente mencionadas y el debut en el largometraje del cineasta Hugo Ruiz, quien también escribe el guión.

Rodada en un cansino plano secuencia, la película se ve lastrada por esta técnica que tan bien funcionó en Birdman de Alejandro González Iñárritu o al propio Hitchcock en La soga. Pero en ésta ocasión, los minutos sin nada que ofrecer más allá del ceñudo rostro de Laura Galán como la barrendera madrileña, se vuelven reiterativos.

Galán es la protagonista absoluta en una película que arranca con fuerza, decae tras la sorpresa inicial, remonta en el clímax narrativo, pero se vuelve obscena y exagerada en su desenlace. La trama que subyace en las decisiones que toma la protagonista alberga una crítica pueril y jocosa que dividirá al espectador.

Laura Galán está demasiado expuesta en esta película y demasiado enfadada para resultar creíble. 105 minutos con la misma expresión cejijunta y hosca es difícil de soportar.

Una noche con Adela es una película incómoda por lo que podía haber sido y no fue, por la oportunidad perdida de convertirse en la cinta de venganza femenina representativa como lo fue Revenge o Una joven prometedora. @opinionadas en @mundiario

Comentarios