Continúan las proyecciones en el 41 Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

Filme La memoria del agua, del chileno Matías Bize
Film La memoria del agua, del chileno Matías Bize.

Ya se acerca la clausura de este importante certamen que aproxima las cinematografías de las dos orillas, según relata nuestro crítico en un nuevo análisis para MUNDIARIO.

Continúan las proyecciones en el 41 Festival de Cine Iberoamericano de Huelva

Un festival de cine es una cita para el conocimiento y el disfrute de historias contadas que tienen que ver con la vida misma. El séptimo arte es un arma muy potente para que los pueblos se conozcan entre sí. Una de las actividades que se realizan en el Festival de Huelva para extender su legado cultural y su contenido humanista, es la proyección de filmes en la prisión onubense para sus reclusos. Hasta allí llegan las historias atrapadas en el celuloide, que posteriormente son discutidas y comentadas con los directores. En una de esas funciones, que contó con la presencia de Gabriel Cruz, el alcalde de Huelva, y Pedro Castillo, director del certamen, los espectadores pudieron apreciar el filme “El patrón, radiografía de un crimen” (Argentina- Venezuela), del director Sebastián Schindel.

“La visita al penal –expresa Sebastián - fue muy enriquecedora. Para mi fue interesante, primero, conocer como son las cárceles en España, muy distintas a las de Argentina.  Los internos disfrutaron mucho la película y en la charla posterior hicieron preguntas muy inteligentes y atinadas, sobre todo con relación al personaje protagónico que interpreta Joaquín Furriel, demostrando que fue un publico muy atento, que comprendió en profundidad los distintos niveles de conflicto que presenta la trama de la cinta y no sólo se quedó en comentarios superficiales o corteses”.

¿Puede una pareja cicatrizar la herida  profunda de la pérdida de un hijo? ¿Puede sobrevivir a la soledad? Esas preguntas plantea el  filme “La memoria del agua”, quinto largometraje del chileno Matías Bize, en una coproducción  entre Chile, España, Argentina y Alemania, que tiene como protagonistas a Elena Anaya y Benjamín Vicuña. Es un filme brutal que nos hace pensar en el conflicto de la soledad y en la relaciones de la pareja.

Matías Bize, especialista en historias íntimas, de parejas, con filmes como ‘En la cama’,  que ganó la Espiga de Oro en la Semana Internacional de Cine de Valladolid, y ‘La vida de los peces’, que obtuvo el Colón de Plata al Mejor Guión en el Festival de de Cine Iberoamericano de Huelva de 2010 y el Goya a la Mejor Película Hispanoamericana, nos presenta ahora un conflicto existencial, con una fuerte carga melodramática, donde queda evidenciado que el director se atreve con temas más maduros. Es evidente que Bize tiene la semilla del cine en su alma: hay que ver el nivel de sugerencia, de lo inesperado que caracteriza al guión, y cómo maneja magistralmente la imagen, con eficiencia, claridad y poesía. También la utilización de la música de Diego Fontecilla es un acierto notable.

Bize asegura que se trata de una película “muy difícil porque era muy fácil caer en el lugar común tratando un tema como este, era difícil emocionar de manera sutil”. La acogida que está teniendo la película entre el público y la crítica, ha apuntado el director, le hacen pensar que lo ha conseguido. La clave de este éxito Bize la sitúa en “todo el tiempo que hemos dedicado a preparar el guión, a trabajarlo y eso nos dio mucha fuerza”.

Hay que resaltar las actuaciones de la actriz española Elena Anaya y el chileno Benjamín Vicuña. Ella está grandiosa, en la búsqueda del sentido de la vida, quizás con un final demasiado racional frente a la emoción. Dirigida por el chileno Mario Marcone, el  filme “En la gama de los grises”,  cuenta la historia de Bruno, (Francisco Celhay), un arquitecto casado y con un hijo,  que comienza a cuestionarse si su vida es la que soñó o la que le fue impuesta. En medio de esta crisis, realiza un viaje a Santiago de Chile alejándose de su entorno. Cuando conoce a Fer (Emilio Edwards), un profesor de Historia, se inicia un romance inesperado para ambos. Bruno es un hombre que duda de su sexualidad y el filme es su búsqueda con él mismo.

Claudio Marcote, en rueda de prensa, ha destacado que la película cuenta una historia “muy verdadera para que el público descubra lo que es enfrentarse a descubrir su sexualidad”, al tiempo que ha subrayado que el film “ayuda a la gente a atreverse a tomar decisiones difíciles”. Al presentarnos la indecisión de una persona, el filme adquiere una connotación universal. Hay que reconocer el valor de la cinta al reflejar ese conflicto por el “otro”, sin embargo en sus inicios se hace lenta, y a mi modo de ver no hay una química entre los personajes.

La Memoria del Agua.

 

El cine chileno va demostrando su interés en representar el amor homosexual, con cintas recientes como la citada y otras como “Mi último round” (2010) de Julio Jonquera; “Mapa para conversar” (2011) de Constanza Fernández, y “Otra película de amot” (2012) de Edwin Ovarce.

La actriz española María Valverde protagoniza el filme hispano-mexicano “La carga”, del director azteca Alan Jonsson. Valverde interpreta a Elisa, una emprendedora joven española de la nobleza del siglo XVI que viaja desde nueva España hasta la Veracruz colonizada, para evitar la injusta ejecución de Francisco Tenamaztle (interpretado por Tenoch Huerta), el líder del levantamiento contra la corona Española. Tenemaztle fue un indígena que combatió contra España por los derechos de su pueblo y es considerado un héroe histórico en México. La figura de Elisa fue clave durante esa etapa de colonización.

En pocas horas sabremos la decisión del Jurado de la Sección Oficial y qué filme habrá ganado el ansiado Colón de Oro, dotado con veinte mil euros, y también, los otros galardones a la mejor dirección, actor, actriz, guión, fotografía, y premio del público y especial del jurado. Pronosticamos que entre los títulos de “Magallanes”, “El destierro”, “El patrón, radiografía de un crimen”, y “Lo que lleva el río”, caerán algunos de los reconocimientos.

Continúan las proyecciones en el 41 Festival de Cine Iberoamericano de Huelva
Comentarios