Cinco grandes patrocinadores se bajan del carro de una FIFA con crisis de imagen

Joseph Blatter preside la FIFA desde 1998
Joseph Blatter preside la FIFA desde 1998.

El organismo se escuda en los cambios estrategia de marketing de las empresas, pero su imagen se ha visto afectada en los últimos años tras varios presuntos casos de corrupción.

Cinco grandes patrocinadores se bajan del carro de una FIFA con crisis de imagen

El organismo se escuda en los cambios estrategia de marketing de las empresas, pero su imagen se ha visto afectada en los últimos años tras varios presuntos casos de corrupción.

 

Que el sello FIFA pierde entidad tras los últimos escándalos de corrupción es una afirmación tan subjetiva como intangible. No obstante, la reciente caída de cinco grandes patrocinadores alimenta un poco más, si cabe, la especie de teoría conspiratoria de aquellos que defienden que el organismo regulador del fútbol mundial pasa por el peor momento de su historia, al menos en lo que a imagen se refiere.

Los gigantes Emirates y Sony fueron los primeros en bajarse del carro en noviembre de 2014, al no renovar el compromiso para utilizar el soporte FIFA como plataforma para publicitarse. A ellos se unen ahora la petrolera Castrol, la cadena de neumáticos Continental y el gigante de la salud Jonhon & Jonshon. Para contrarrestar estas pérdidas, el ente rector ha comenzado su particular cambio de cromos, contando ya con el apoyo de Gazprom hasta el Mundial de Rusia de 2018. Algo que, por el momento, no es suficiente para alcanzar cifras pasadas.

Aunque desde la propia FIFA se pretende normalizar estas rupturas alegando a las meras estrategias de marketing de las empresas, lo cierto es que la imagen del organismo se ha visto afectada en los últimos años tras varios supuestos casos de corrupción aireados por la prensa internacional, entre ellos presuntos sobornos relacionados con la elección del Mundial de Qatar en 2022.

Con un casi octogenario Joseph Blatter impasible y aferrado al sillón presidencial, los disconformes con la gestión comienzan ya a dar un paso al frente con motivo de las elecciones de la FIFA del próximo 29 de mayo. Es el caso del presidente del fútbol holandés, Michael van Praag, quien recientemente ha confirmado su candidatura para optar a la presidencia. El propio Van Praag ya llegó a afirmar el pasado mes de junio en un congreso de la institución que “la FIFA está relacionada con la corrupción”, a la vez que exigió responsabilidades a su presidente.

Además del cabeza visible del fútbol holandés y del suizo Blatter, que vuelve a presentarse a la reelección, también optan al puesto el francés Jerome Champagne, el príncipe jordano Alí bin All Hussein y el exfutbolista francés David Ginola. Esta última candidatura, por cierto, no ha estado exenta de cierta sorna en los mentideros futbolísticos, donde ha sido objetivo de decenas de burlas.

Solo el tiempo dirá si el nuevo equipo de gobierno que salga de Zúrich podrá revertir la situación, zanjar los episodios de oscurantismo y recuperar una imagen de marca que se ha convertido en tóxica para los grandes patrocinadores.

 

Comentarios