5 curiosidades sobre Juego de Tronos que (quizá) no conoces

Muñeco funko de John Snow.
Muñeco funko de John Snow.
Ahora que la precuela de la saga está al caer, calentemos motores descubriendo algunas curiosidades de la serie que volvió loco a más de medio mundo.
5 curiosidades sobre Juego de Tronos que (quizá) no conoces

Durante unos años Juego de Tronos ha sido la serie que nos ha tenido en vilo, que nos ha dejado sin dormir, que nos ha proporcionado decenas de conversaciones con amigos, colegas de trabajo y de estudio. Se puede decir que la fiebre de las series televisivas inició en 2011, con la primera temporada de esta serie, la de los siete reinos, basada en las novelas de George R. R. Martin, Canción de hielo y fuego.

Hace un par de años que se acabó dejándonos con esa sensación de vacío, o pánico, de ¿y ahora qué? La buena noticia es que la precuela de la saga, una nueva serie, está al caer. Mientras esperas a que eso ocurra, puedes rescatar el código promocional HBO que encuentras en esta página para verla de nuevo o para verla por primera vez, si todavía no lo has hecho.

Vayamos calentando motores. ¿Qué te parece conocer algunas curiosidades de la archiconocida serie? Puede que pienses que ya lo sabes todo pero, ¿es así?

El rodaje

El rodaje en lugares dispares es una de las cosas más curiosas de esta serie. ¿Sabías que se ha rodado en 10 países distintos? Sí, en Irlanda del Norte, Irlanda, Marruecos, Malta, España, Croacia, Islandia, Estados Unidos, Canadá y Escocia. El rodaje en Islandia fue particularmente complicado, ya que durante los meses de invierno tan solo hay cuatro horas y media de luz diurna. Esto implicaba que tenían que grabar a toda prisa y no perder ni un minuto.

¿Y en España? Sabido es que muchas escenas se grabaron en Osuna (Sevilla), especialmente la memorable escena en que Khalessi escapó de sus enemigos a lomos de un dragón. Pero lo que quizá no sabías es que muchos puntos de la geografía española han servido de escenario para la serie, como el castillo de Santa Florentina en Barcelona, las Bardenas reales de Navarra, la Alcazaba de Almería, Zumaia en el País Vasco, o Zafra, en Guadalajara.

Influencia de El Señor de los Anillos

Esta serie tiene como clara referencia la gran saga épica del siglo xx, El señor de los anillos, de Tolkien. No es algo que digan los expertos, sino que el propio creador de Juego de Tronos lo ha afirmado y mostrado. ¿Sabías que en el trono de hierro, lleno de espadas, había una espada especial? ¡Nada menos que la espada Glamdring, la de Gandalf de El Señor de los Anillos!

Un idioma creado ex professo para la serie

Este es un punto que nos encanta y que es la prueba fehaciente de la importancia de esta serie. Igual que Star Trek tenía su idioma, el Klingon, que sus seguidores aprendían y hablaban con orgullo, también esta serie creó su propio idioma. Es más, dos. El primero es Dothraki, con elementos que lo acercan al ruso y al árabe. Este idioma tiene 2700 palabras; una de ellas es Erin, que significa ‘amable’ y que en realidad es el nombre de la mujer de su lingüista creador. El segundo idioma, creado por el mismo lingüista, David J. Peterson, es el Valyrio, que se parece al latín pero con matices de las lenguas eslavas. Este idioma ya tiene 3000 palabras y la verdad es que este lingüista es toda una joya.

Varias relaciones amorosas

Una serie de años de rodaje implica pasar mucho tiempo juntos. No es de extrañar, por tanto, que varias relaciones amorosas surgieran entre actores y otros profesionales de la serie. Lo anecdótico es que alguno de esos amores y desamores han dado que hablar. Por ejemplo, el de la protagonista Lena Headey (Cersei Lannister) y Jerome Flynn (el mercenario Bronn). Su romance acabó tan mal que ambos actores exigieron a la productora que no se les volviese a poner en una escena juntos. En cambio, sí hay una historia de amor con final feliz, la Rose Leslie (Ygritte) y Kit Harington (John Nieve), que son pareja en la vida real, están casados y con un hijo.

El meme de la taza de café en todo el mundo

Algo que nos encanta son “los errores” que se producen en las grabaciones, como que se cuelen objetos anacrónicos y otros descuidos. Y es que a pesar de todos los esfuerzos y del duro trabajo de los profesionales en el set, antes o después se cuela algún pequeño error. Te traemos uno que dio mucho que hablar. En el cuarto episodio de la octava y última temporada, en una escena de fiesta medieval se coló una taza de café. El descuido fue captado enseguida por los seguidores de la serie, que inundaron la red de memes sobre Starbucks (la marca de la taza de café), que obtuvo una extraordinaria publicidad beneficiosa ¡y gratuita!

Estas son algunas de las anécdotas y curiosidades que hemos podido recopilar sobre Juego de Tronos. Estamos deseando que La Casa del Dragón llegue y nos traiga muchas anécdotas más.

5 curiosidades sobre Juego de Tronos que (quizá) no conoces
Comentarios