Ómicron

SOCIEDAD
Mascarilla. / Pixabay

Regresando a casa

No ha podido conmigo ningún virus y ninguna pandemia, jamás. Lo que sí me ha resultado insufriblemente impertinente e inadmisible es la grosera conducta de muchos de los usuarios.