El inglés que cogió una maleta y se fue al final del mundo