EE UU se cierra a las exigencias rusas