desierto

POLÍTICA
Mark Rutte y Angela Merkel. / Mundiario

Mezquinad y repugnancia

Solo la voz de Antonio Costa, primer ministro portugués, ha clamado en el desierto, mientras un brote de euronazismo amenaza con recluir a los europeos del sur en campos de concentración de…