La opinión de

Lluís Torrento

Asesor empresarial.