La opinión de

María do Carme García-Negro

Profesora de Economía.