Imprimir

10 razones por las que odiamos ciertas novelas famosas

María Fidalgo Casares | 24 de enero de 2020

libros arden mal
libros arden mal
Siempre hay libros que se te atragantan, pero tu entorno los considera magníficos. Ofrecemos diez posibles explicaciones, entre las que tal vez puedas encontrar la tuya.

Evidentemente, cada autor tiene su lector. Pero hay distintas razones que nos pueden llevar a “odiar” un libro.  Aunque "odiar” sea una calificación exagerada, no podemos dejar de reconocer que ciertos libros famosos se nos "atragantan”. Pero lo que algunos detestan, otros ensalzan. Por ello, podrás encontrar en esta lista obras que consideras maravillosas como ejemplo de libros aborrecidos. En 10 items  esperamos convencerte de que hay razones por las que tus libros favoritos son odiados ¿con razón?  por otros lectores.

1- Nos machacaron de pequeños

                                        LIBRO-JARAMA

Algunos profesores de Literatura, sobre todo antaño, parecían no entender que cada edad tiene su tipo de lectura y obligaron a generaciones durante décadas a leer libros poco apropiados para la niñez o juventud sin versión adaptada. El Jarama, La Celestina o Platero y yo, pueden ser obras deliciosas, pero infumables a corta edad y llegan a ser aborrecidas para siempre.

2-Sagas con "morro"

          trilogia sagas

Libros en los que un escritor de fama quiere exprimir la gallina de los huevos de oro y aprovechándose del cariño que se les tiene a los personajes, se aprovecha de forma torticera de la fidelidad del lector y saca al mercado libros infumables. Construye una continuación de escaso atractivo y calidad,  como es el caso de la Doctora Cole de Noah Gordon o el paradigma podría ser "Los Hijos del Invierno" más conocida como La Saga del Oso Cavernario. Este última, con uno de los libros más deslumbrantes de la novela histórica y tres continuaciones muy dignas, cae en la abyección más absoluta con dos obras con párrafos y párrafos de relleno que dejan al lector con la impresión de haber sido estafado. Otro caso singular es - para obligar al lector a comprar el libro siguiente- los autores no cierren las tramas y no estamos hablando de finales abiertos. Esto llega al paroxismo en Christian Jacq con su saga de el juez Pazair al que deja en la última página, literalmente, colgado de una rama en un precipicio.

Esta conducta es muy criticable en autores consagrados a los que no les haría falta esa inyección económica, y que se saltan los mínimos codigos deontológicos de la profesión, que si no existen, sí deberían existir. 

3-Finales inverosímiles

                  baztan

Siempre han dicho los escritores que más que el argumento, a veces lo más difícil es hacer el final. Hay lectores que odian obras porque les han gustado en su desarrollo, pero consideran que el final no estaba a la altura, muy habitual en ciertas obras de Ken Follet.

Una obra puede acabar mal o bien, o incluso tener un final sorprendente.. pero tiene que ser verosímil, porque si no, el lector, aunque le haya gustado el libro, puede sentir que le han tomado el pelo. Sin hacer spoiler, ejemplos serían "La piel del Tambor" de Pérez Reverte, "El Último Catón" de Matilde Asensi o el inverosimil final de la estupenda trilogía de la Saga del Baztán de Dolores Redondo,

5- Tostón

                         libros arden mal

La razón del rechazo puede ser que la lectura sea lenta y no atrape la trama, los escasos diálogos, muchos personajes y excesiva descripción. A veces la lectura se intenta incluso con especial tesón y el libro se sigue resistiendo. Cuando es una obra famosa se busca infructuosamente el que llegue un momento que enganche, pero sigue siendo indigerible y  exaspera, lo que  lleva a detestarla: Memorias de Adriano, El Castillo de Kafka, Bajo el volcán, La Cartuja de Parma, estarían entre ellos. En España, claro ejemplo sería el tostónico "Los libros arden mal "de Manuel Rivas  y algunos de Cela, Muñoz Molina o Almudena Grandes podrían entrar en esta categoría

5- Déficits 

                                         portada_regresoatupiel

Que nos parezca que la trama o el desarrollo esté mal construido. Personajes planos, errores cronológicos o espaciales, subtramas inverosímiles, exageraciones, infantilismo, tufo a " folletín"... Un lector exigente odiará algunas novelas de autoras consagradas como éstas que cojean por algunas de estas razones. Misión Olvido de Dueñas, Todo esto te daré de Dolores Redondo,  Regreso a tu piel de  Luz Gabás o Dime quien Soy de Julia Navarro serían buenos ejemplos.

 

6-Moralidad del protagonista

                             De_parte_de_la_princesa_mue

Inconscientemente muchos lectores se identifican con los protagonistas y van viviendo con ellos sus peripecias. Que no responda a las expectativas o que su código moral les parezca reprobable en algún giro de la trama, puede llevar a detestar la novela. Ejemplo “ De parte de la princesa muerta” de Kenice Mourad, donde la frivolidad del comportamiento de la protagonista en algún capítulo central puede llevar al más purista a rechazarla.  La relación pederástica de "Amor en los Tiempos del cólera", para algunos hace indigerible la imagen sensible del protagonista hacia su amada. 

7-Razones ideológicas.

                   Los-pacientes-el-Doctor-Garcia-Almudena-Grandes-Portada-Web

Aunque pasa mucho más en el ensayo histórico, y sobre todo en el cine español, la ideologización de la novela también acusa esta circunstancia. Personajes maniqueos o que no comulguen con nuestra ideología tendemos a rechazarlos. Algo muy habitual en las novelas de la guerra civil española, el lector más izquierdista suele ser conformista, ya que la inmensa mayoría de la producción literaria al respecto pone a los republicanos de buenos buenísimos y a los franquistas de malos malísimos. Hablen del franquismo o  los conquistadores de América cuesta aceptar como buena una novela en la que los tuyos ideológicos sean los malos de la película.

8- Novelas percibidas como ofensas

                 Patria

Un caso destacable sería la archifamosísima Patria de Aramburu, odiada por lectores vinculados a las fuerzas de seguridad al presentar una historia sesgada y puntual de una familia de los años de plomo en España  y haberse publicitado a bombo y platillo como " la auténtica verdad del País Vasco" .Ejemplifica las víctimas en la historia de una familia vasca que jamás podría considerarse como ejemplo. Y es que la inmensísima mayoría de las víctimas no eran vascas y pertenecían a las fuerzas de seguridad del estado  ( que en el libro solo aparecen como torturadores) . Por ello, y por la reticencia del autor a mostrar a los culpables reales de la situacion en toda la novela, este grupo de lectores se indigna al hablar de Patria y les llevan los demonios cuando les dicen que " gracias al libro la gente ha aprendido mucho del conflicto". Otro ejemplo sería el Todo esto te daré de Dolores Redondo y su más que cuestionable tratamiento a Galicia, con el inri de que es una obra supuesto " homenaje" a una tierra en la que se confunde de nombres, baña de adjetivos despectivos , la situa en un tiempo anacrónico y ningunea su patrimonio a lo largo de toda la novela cuando se " extasiaba" ante un puentecillo del Baztán.. 

9- Altas expectativas 

                                   el-alquimista-25-anos-reedicion-de-paulo-coelho_MLA-F-4316463779_052013

El típico libro  que la gente nos dice que es buenísimo y resulta que lo leemos y no encontramos “ eso” que gusta tanto... ¿A lo mejor no es tan malo pero como viene avalada por tanto halago nos decepciona? Ejemplos antiguos como el Principito, Juan Salvador Gaviota o El libro del Queso  a otros más modernos como las obras de Paolo Coello, Las Sombras de Gray, Código da Vinci, la Reina Roja.... Muchos libros  podrían entrar en esta categoría.

Esto es bidireccional y a veces pasa al revés, que una novela de un autor desconocido del que nada especial te esperabas, te deslumbra y te parece una obra maestra como la de María Luisa Alonso Montalbán, " Luz para el olvido" , "En la Casa Grande" de Carmen Martínez Coello, "La Senda del Rey" de Rafaela Cano o  la joven  Nieves Muñoz y "Las batallas silenciadas".  

10- One hit wonder... pero el éxito continua

                           tapas_libros_zafon

 

Hay autores que saltan al mercado editorial y se ponen en cabeza sólo con una obra que ya les catapulta para la posteridad. Tres claros ejemplos: Ildefonso Falcones y la Catedral del Mar,  Ruiz Zafón y La Sombra del Viento, y María Dueñas  con Entre Costuras. Lo sorprendente es que ninguna de sus obras siguientes ha vuelto a gustarte lo más mínimo... pero el escritor sigue en el candelero... y  a la gente parecen gustarle las siguientes obras que para tí no llegan a la suela del zapato al primero. ¿ Inercia? ¿Cual es el misterio?  Aquí no lo entendemos ni nosotros

 

Puede ser que pienses que este artículo lo ha escrito un " hater". Todas estas y muchas otras razones podrían explicar el porqué se detestan algunos libros... pero afortunadamente, para los aficionados a la lectura, son las excepciones que confirman la regla. El poder disfrutar del placer de leer es un don con el que nacen algunos y que les permite algo tan mágico y valioso como que el aburrimiento jamás se cierna sobre [email protected]

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/cultura/odiamos-algunas-novelas-decimos-porque/20200124001218173938.html


© 2020 MUNDIARIO

MUNDIARIO

Compañía Mundiario de Comunicación S.L.
© Todos los derechos reservados.