Imprimir

Los mercados cierran con volatilidad ante la escalada de tensiones entre EE UU y China

Ricardo Serrano | 22 de mayo de 2020

Dos agentes bursátiles evalúan las pérdidas en la Bolsa de Wall Street / portafolio.com
Dos agentes bursátiles evalúan las pérdidas en la Bolsa de Wall Street / portafolio.com
Al otro lado del Atlántico, Wall Street abre con ligeras pérdidas tasadas en un -0,19% con un total de 24.427,65 puntos de contracción.

Los mercados siguen reaccionando positivamente y demuestran una vez más que, aunque la pandemia ha generado un proceso de desglobalización de la humanidad en todos sus órdenes, la economía se mantiene interconectada con cada uno de los factores de estabilidad o inestabilidad mundial ligados al control sanitario y epidemiológico del brote y el comportamiento de la confianza en la dinámica económica reflejado en las inversiones, las empresas y las monedas a medida que la fuerza laboral y comercial comienza a reactivarse en varios países occidentales. EE UU y China tienen en vilo a la economía mundial.

Y es que las Bolsas europeas han cerrado este viernes una jornada plana, tras abrir con pérdidas, y todas las miradas apuntan a China. La segunda economía del mundo no prevé una recuperación leve al final de año, y eso se traduce en que si China demanda menos mercancías, bienes y materias primas de los mercados en Occidente, las economías de esos países exportadores se contraerán y muchas empresas sufrirán pérdidas, lo que a su vez también se refleja en el valor de las acciones de las compañías.


Quizá también te interese:

El dólar se dispara pese al aumento de contagios por el coronavirus en EE UU

Tres son los factores que generan dudas en los inversores: la renuncia de la Asamblea Nacional Popular a establecer un objetivo de crecimiento para 2020, las fricciones con Estados Unidos y la imposición de una ley de seguridad nacional sobre Hong Kong.

Esto se debe a que las perspectivas de recesión en el más alto estamento de la cúpula de poder estatal en el régimen comunista de China dejan entrever un agravamiento de la guerra comercial con EE UU y sus efectos sobre la llamada ‘fábrica del mundo’, así como su impacto en las cadenas de suministro global de las empresas que cotizan en las principales bolsas de valores.

Esta vez la desconfianza llega hasta el mercado del petróleo, que frena su remontada. El Ibex 35 español, en cambio, ha subido un 0,17% y se queda a las puertas de los 6.700 puntos, tras una buena semana en la que ha ganado un 3,44%. La clave de la sesión ha estado en el alivio de la ofensiva bajista contra la banca, es decir, en una caída de la prima de riesgo y el consiguiente aumento de la rentabilidad de las inversiones del sector financiero en las empresas que tuvieron revaluaciones de sus acciones en la jornada de hoy del Ibex.

El desplome de la Bolsa en la excolonia británica, Hong Kong, cercano al 6% y el mayor desde 2015, ha marcado una jornada que podría haber sido muy positiva, después de que el principal asesor científico de la Casa Blanca se mostrase optimista sobre la vacuna que prepara la farmacéutica estadounidense Moderna. Por lo tanto, el efecto consistió en que ahora la carrera epidemiológica entre EE UU y China por la patente de la vacuna contra el coronavirus podría detonar una nueva fase de la guerra comercial debido a la exportación de ese fármaco y los beneficios financieros a gran escala que tendrá para cualquier de las dos máximas potencias que logre insertarla en el mercado y cambiar la dinámica social y económica global con esa eventual vacuna anti-SARSCov2 (Covid-19).

Por su parte, China anunció este jueves que desarrollará nuevas medidas legislativas para asegurar el control de la ciudad, un importante centro financiero en la región, y se teme que como respuesta se vuelvan a producir grandes protestas de la oposición democrática, lo que tendría un efecto rebote en la estabilidad empresarial y económica local para garantizar las exportaciones de capital y productos de Hong Kong hacia sus mercados aliados.

La medida se suma a la creciente tensión con Estados Unidos a cuenta del origen del virus, que sigue siendo el principal elemento del discurso geopolítico de Trump para profundizar su pugna por el pulso global con China. Mientras el índice Nasdaq baraja la posibilidad de impedir a las empresas chinas salir a la Bolsa estadounidense y el Senado norteamericano aprueba una norma que refuerza el control sobre las compañías estatales que operan en territorio de EE UU, crece el miedo a una guerra comercial que sería devastadora. El impacto se vería reflejado en el bloqueo estadounidense a la expansión financiera de las empresas chinas y sus consecuencias sobre los préstamos, convenios y compras que hacen a las empresas y gobiernos latinoamericanos y europeos, es decir, un efecto dominó que generaría un nuevo ciclo de recesión mucho más intensa dentro de la actual recesión.

Los principales parqués europeos han tenido un comportamiento dispar. La jornada, muy plana en la mayoría de las Bolsas, ha estado animada por Milán, la única que ha subido más de un 1%. Al otro lado del Atlántico, Wall Street abre con ligeras pérdidas tasadas en un -0,19% con un total de 24.427,65 puntos de contracción. La economía mundial permanece atenta a lo que detonará de las tensiones entre EE UU y China con un nuevo elemento en el epicentro del conflicto: la vacuna para frenar la pandemia. @mundiario

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/economia/mercados-cierran-volatilidad-escalada-tensiones-ee-uu-china/20200522210350185490.html


© 2020 MUNDIARIO

MUNDIARIO

Compañía Mundiario de Comunicación S.L.
© Todos los derechos reservados.