Imprimir

El C3 usado para el atentado de París y el que encontró la policía son distintos

Gabriel Martin | 14 de enero de 2015

Arriba, uno de los terroristas junto al C3 que usaron en la fuga. Abajo, AFP muestra el auto
Arriba, uno de los terroristas junto al C3 que usaron en la fuga. Abajo, AFP muestra el auto "abandonado" en una esquina de París, donde encontraron el documento de identidad de un terrorista.

Una imágen vale más que mil palabras. Y dos, más que un millón: el Citroën C3 que usan los terroristas tiene espejos blancos. El encontrado por la policía, negros, comenta este autor.

Una imágen vale más que mil palabras. Y dos, más que un millón: el Citroën C3 que usan los terroristas tiene espejos blancos. El encontrado por la policía, negros, comenta este autor.

 

La terrible masacre de los trabajadores de Charlie Hebdo plantea una serie de interrogantes, cuando menos, inquietantesPero a medida que pasan las horas y hay más repeticiones de las imágenes de los acontecimientos pone sobre el tapete una prueba que, de ser así, podría tener consecuencuas en eventos futuros.

El espejo del auto que utilizan los hermanos Kouachi, en la escena del crimen, es de un Citroën C3 con espejos plateados; mientras que el C3 que encuentra la Policía tiene espejos negros.

El destello que reflejan los reversos de los espejos es el reflejo del cielo suavemente gris de París. En el video se ve claramente que permanece ese reflejo, pese a cambiar el ángulo por el movimiento del auto en la fuga, tras el asesinato. También puede verse hacia el final del video, que si fuesen negros, arrojarían un reflejo similar a los autos que están estacionados, sobre todo en el segundo 42 cuando queda en cuadro un auto marrón oscuro, con los espejos del mismo tono, y con un accesorio plateado en el techo. Esto indica que los espejos son evidentemente plateados. 

Una búsqueda sobre modelos de Citroën C3, con fotos de catálogo, muestra que el modelo 2015 viene con espejos plateados, en todos sus colores. El modelo 2014 tiene espejos negros, haciendo juego con el resto del auto.

Image and video hosting by TinyPic

Este detalle es el más llamativo, junto a la ausencia de sangre en la ejecución del policía Ahmet Merabet, cuando claramente la bala sale e impacta en el pavimento de la acera, por lo que a diferencia de si el proyectil quedaba adentro (imposible en un disparo a medio metro con una bala de AK-47 que viaja a más de 750 metros por segundo), como mínimo debió arrojar bastante sangre, si es que el daño no era muy superior como puede verse en tantos videos que hay disponibles en YouTube.

De ser así, entonces en el auto encontrado por la policía, el C3 de espejos negros, se derrumbaría la prueba del documento de uno de los hermanos Kouachi, el terrorista que usó guantes y máscaras, pero olvida su cédula de identidad.

En medio de acusaciones de manipulación de algunos hechos, para usar el atentado terrorista como una herramienta de consenso social sobre vigilancia interior e intervención en Medio Oriente junto a Estados Unidos -el ex presidente Sarkozy invadió Libia y el presidente Hollande convocó a invadir Siria con Washington-, las autoridades francesas no solo acusaron recibo del aviso de los servicios de inteligencia argelinos, cuando el 6 de enero pasado notificaron a las fuerzas de seguridad interior de Francia sobre la inminencia del atentado, sino que al menos plantaron dos pruebas: el auto y el documento encontrado; por lo que los hermanos Kouachi no robaron el segundo auto, y prosiguieron con el C3 que se ve en el video del ataque a Merabet.

Por lo pronto, casi todos los gobiernos de Europa Occidental convocaron a tomar más controles de vigilancia. Y Francia en particular comenzó a bombardear suelo de Irak y Hollande ordenó aprestar a parte de la flota francesa para zarpar a Oriente Medio.

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/a-fondo/charlie-hebdo-diferencias-auto-terroristas-y-encontro-policia/20150114055804026091.html


© 2020 MUNDIARIO

MUNDIARIO

Compañía Mundiario de Comunicación S.L.
© Todos los derechos reservados.