Imprimir

Bolsonaro provoca una crisis política por tratar de debilitar la figura de su ministro de Justicia

Rodrigo Chillitupa Tantas | 25 de enero de 2020

Sergio Moro, ministro de Justicia de Brasil. / Twitter
Sergio Moro, ministro de Justicia de Brasil. / Twitter
El presidente brasileño evalúa separar el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública que tiene a su cargo el exjuez Sergio Moro. Los simpatizantes conservadores del magistrado han criticado la posible decisión. 

Jair Bolsonaro ha provocado una pequeña crisis política en su Gobierno. El presidente brasileño se encuentra evaluando separar el Ministerio de Justicia y Seguridad Pública, cuyo encargado es el exjuez Sergio Moro, quien es una de las figuras más populares del régimen derechista en el país sudamericano. De hecho, un sondeo publicado por el Instituto Datafolha en diciembre del año pasado, el 53% de los encuestados calificaron la gestión del exjuez de Lava Jato como excelente o buena.

Bolsonaro tiene la intención de reabrir el Ministerio de Seguridad Pública, que funcionó brevemente durante el Gobierno de su antecesor, Michel Temer. De acuerdo a algunos analistas brasileños, el plan del ultraderechista le quitaría peso político a Moro dentro del Ejecutivo.

La idea de dividir el ministerio comandado por Moro y, así, restarle poder, cobró fuerza después de que un grupo de secretarios de Seguridad Pública de los Estados brasileños se reunieron con Bolsonaro el pasado miércoles y le solicitaron que volviera a crear la cartera de Seguridad Pública, que existió durante solo un año y medio, entre 2016 y 2018. 

Esa situación ha desencadenado el rechazo de sectores conservadores que respaldan plenamente al magistrado que envió a la cárcel al expresidente Lula da Silva por la trama Lava Jato.  Ante la ola de críticas, Bolsonaro apeló al estilo del presidente estadounidense Donald Trump: trato de brindar diferentes opiniones para crear confusión.

El mandatario brasileño sostuvo que no tiene la intención de volver a crear el ministerio de Seguridad Pública "en este momento". Este viernes por la mañana, en su llegada a India en un viaje oficial, Bolsonaro ha dicho que "la posibilidad [de cambio] es de cero”. Finalmente, zanjó: "No sé qué pasará mañana. En la política todo cambia, pero la intención de dividir no existe”.

Como sea, la relación política entre Bolsonaro y Moro se ha desgastado en el primer año de Gobierno del ultraderechista. El exjuez se negó a que el Tribunal Supremo Federal aceptara una petición realizada por el hijo del presidente, Flavio Bolsonaro, para restringir el uso de datos fiscales en investigaciones judiciales. El vástago de Bolsonaro , que es senador, es investigado bajo sospecha de lavado de dinero.

La postura de Moro fue respondida por Bolsonaro. El mandatario ignoró la opinión del ministro de Justicia para crear un juez de garantías —equivalente a un juez de instrucción, encargado de la fase inicial de un proceso penal— en el proyecto de lucha contra el crimen aprobado por el Congreso. Tal parece que el ministro de Justicia planea postular a la presidencia en el 2022. Por eso ya se muestra con un perfil independiente de la actual Administración. @mundiario

 

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/politica/bolsonaro-provoca-crisis/20200125082255174014.html


© 2020 MUNDIARIO

MUNDIARIO

Compañía Mundiario de Comunicación S.L.
© Todos los derechos reservados.