Imprimir

El Barcelona, Neymar y el fichaje de Luis Figo

Rafael Adolfo Vásquez | 17 de marzo de 2020

Neymar Jr, futbolista. / RRSS.
Neymar Jr, futbolista. / RRSS.
Circulan rumores en medio de todo lo que ocurre con el coronavirus, de un posible nuevo interés de la entidad blaugrana por el talentoso atacante brasilero, pero muchos se preguntan hasta donde es capaz Bartomeu de rebajarse para conseguir nuevamente sus servicios.

En medio de toda la locura mediática que genera el coronavirus, una información en materia de fichajes se ha colado en la actualidad. Neymar podría estar a tiro para volver al Camp Nou el próximo verano.

Como ya lo adelantó MUNDIARIO recientemente a través de la pluma del periodista Manolo Portillo, desde el Camp Nou se estaría allanando el terreno para que el internacional brasilero retorno a la entidad a cambio de unos 155 millones de euros. Una negociación que supondría no solo un gasto en concepto de traspaso, sino además dispararía a las nubes la masa salarial del primer equipo, con tal de volver a reunir en un terreno a Messi, Suárez y al mencionado crack paulista. 

Este posible retorno pone en la mira al presidente Josep Bartomeu, porque una vez más intenta lapidar el buen nombre de la entidad que él lidera. Sin olvidar cómo ocurrieron las cosas, cuando Neymar se largó por cuenta propia de la capital catalana, todavía hay que sumar las sendas demandas, las más reciente como publica El Mundo en la que los representantes legales del futbolista exigen una indemnización como persona física por los contratos ficticios de sus fichajes.

En general toda la operación de esa salido ha resultado una ruina para el club, porque no hay que olvidar que para intentar llenar el vacío que representó su huida al PSG, los azulgrana tuvieron que rascarse el bolsillo con los dos operaciones más caras de su historia y que a la vez han resultado dos fiascos monumentales (Ousmane Dembélé y Philippe Coutinho), que ahora son más un dolor de cabeza que verdaderas soluciones.

Me pregunto si con todos estos antecedentes los  socios y aficionados barcelonistas están dispuestos a olvidar todo lo ocurrido, con tal de contar nuevamente con Ney. Desde mi perspectiva y salvando las diferencias, es como si el club en su momento se obsesionara en su momento con fichar nuevamente a Luis Figo después de irse al Real Madrid.

¿Se imaginan ese panorama? Seguramente muchos dirían que era imposible, que lo del portugués fue un pecado capital, porque se fue al máximo rival. Sin embargo pasó exactamente lo mismo que Neymar, porque hace casi veinte años, el presidente Joan Gaspar intentó paliar su salida con tres ruinosos fichajes: Marc Overmars, Gerard López y Emmanuel Petit. El lusitano al igual que el sudamericano se fue porque quería ganar más y lo logró de la mano de Florentino Pérez, duplicando sus emolumentos y obteniendo así el cariño que no le daban desde su antiguo equipo.

A diferencia de Neymar, Figo no demandó al Barça y nadie puede dudar que se partió la cara cada vez que se enfundó la elástica blaugrana y hasta el final de su etapa era uno de los jugadores más queridos. Ney por su parte, aunque no se fue al Madrid, si lo hizo a uno de los grandes rivales continentales, un equipo cuyos dirigentes le arrebataron a golpe de talonario a una de sus máximas estrellas y que en definitiva ese dinero obtenido terminó siendo mal utilizado en la compra de sus sucesores.

Con los paralelismos entre Neymar y Figo, nadie dudaría que sería imposible ver el ex futbolista volver ni de embajador de buena voluntad, y mucho menos cuando todavía estaba en activo utilizando nuevamente el 7 en su espalda. Lo mismo debería ocurrir con el atacante del pentacampeón mundial, pero Bartomeu se ha empeñado en rebajarse sin importar que deja muy mal parada a toda una institución centenaria como, que ha pregonado históricamente que es más que un club y que sus formas son otras. @mundiario

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/deportes/barcelona-neymar-luis-figo/20200317044745178453.html


© 2020 MUNDIARIO

MUNDIARIO

Compañía Mundiario de Comunicación S.L.
© Todos los derechos reservados.