Imprimir

Argentina podría estar al borde de un nuevo 'default' de su deuda externa

Ricardo Serrano | 24 de abril de 2020

El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán / AFP.
El ministro de Economía argentino, Martín Guzmán / AFP.
La deuda total de Argentina se acerca casi al tamaño y valor total de su reducida economía; 519.900 millones de dólares. Es decir, el país debe casi el 60% de lo que genera

El fantasma de la recesión económica ya planea sobre América Latina y arropará a toda la región al final de 2020. No hay límite para lo que se avizora como una inminente contracción de la capacidad de generación de capitales de una economía que solía captar los mayores flujos de rentas en los mercados emergentes y los grandes mercados dominantes en Europa y Asia, pero su crisis fiscal interna no le ha permitido invertir en la repotenciación de su aparato comercial hasta hundirla en una espiral de crisis económica general, que va desde la cúpula del Estado hasta el bolsillo de los consumidores.

Y es que Argentina enfrenta una dura puja con acreedores privados tras presentar una oferta de reestructuración de su deuda con la propuesta de una fuerte quita de capital e intereses y tres años de gracia, para la que espera suficientes adhesiones de manera de evitar caer en un nuevo default.

Esto implica que, con una factura pendiente de más de 300.000 millones de dólares en compromisos por servicios de deuda externa, que está denominada exclusivamente en moneda estadounidense, le impide al país austral buscar financiamiento en pesos argentinos o, simplemente, emitirlo, por dos razones: generaría más inflación y se le haría imposible canjear un enorme flujo de pesos argentinos por dólares debido a que es una moneda altamente devaluada y Argentina tiene prácticamente cerrado el acceso a los mercados de capital por poseer la deuda más grande de América Latina y una de las más altas del mundo.

En el marco de esa negociación, el gobierno de centroizquierda de Alberto Fernández incumplió el miércoles el vencimiento de intereses de tres bonos por unos 500 millones de dólares, al valerse del período de gracia para regularizar el pago antes del 22 de mayo. Si no, caerá en default.

La deuda total de Argentina se acerca casi al tamaño y valor total de su reducida economía; 519.900 millones de dólares. Es decir, el país debe casi el 60% de lo que genera mediante exportaciones de materias primas, que caerá este año y provocará una recesión del -5,7% en su PIB, lo que desplomaría su economía de ese monto hasta los 490.265 millones de dólares, una brusca pérdida de USD29.634 millones.

Fernández ha manifestado la voluntad del país de pagar, pero no antes de reactivar la economía. Argentina está en recesión desde 2018, con 35% de pobreza y más de 50% de inflación, aunado a una devaluación del 30% del peso argentino frente al dólar. Se prevé un agravamiento de la crisis tras la cuarentena impuesta desde el 20 de marzo para combatir la pandemia de coronavirus.

Argentina enfrenta una tasa de desempleo del 8,9%, lo que implica que, con un déficit fiscal que abarca el 0,44% del PIB, unos 3.313 millones de dólares, sumado a la recesión de más de USD29.000 millones al final del año, el porcentaje de la población en paro podría escalar a niveles políticamente perjudiciales para el relativamente estable, hasta ahora, gobierno de Alberto Fernández, quien gobierna el país en conjunto con la polémica y cuestiona ex presidenta Cristina Fernández, actual vicepresidenta de Argentina.

La oferta de reestructuración de deuda por 66.238 millones de dólares en bonos emitidos bajo ley extranjera, oficializada el martes ante la Comisión de Valores de Nueva York, contempla una quita de 62% sobre los intereses (37.900 millones de dólares) y 5,4% sobre el capital (3.600 millones) a pagar a partir de 2023, reseñó AFP.

Por lo tanto, los acreedores no están dispuestos a dejar de percibir retornos y rendimientos por el orden total de los 41.500 millones de dólares, pues podrían trasladar esos capitales al refugio seguro de los bonos del Tesoro de EE UU y así resguardar su rentabilidad a largo plazo en medio del actual desplome de las bolsas de valores, monedas, mercados y económicas de América Latina por su delicada exposición casi absoluta la volatilidad de la economía mundial, configurada por la dinámica de poder de Estados Unidos, China y Europa, principales destinos de las exportaciones de varios países de la región, entre ellos, Argentina.

Los acreedores tienen hasta el 8 de mayo para adherir a la oferta de Argentina, que contará con otros 15 días para regularizar los 500 millones no pagados el miércoles.

Si la tercera economía de América Latina entra en moratoria, no tendrá más acceso a los mercados de capitales, lo que podría elevar su déficit por encima de los 4.000 millones de dólares y eso obligaría al gobierno de Alberto Fernández a financiarse con la emisión de pesos del Banco Central Argentino, generando un nuevo ciclo de inflación y agravando peligrosamente la crisis económica del país justo en medio de una pandemia, en ese supuesto escenario.

La reestructuración de deuda "implicará pérdidas significativas para los inversores y de ser aceptada daría al gobierno varios años de flexibilidad fiscal", estimó Gabriel Torres, analista de la agencia de calificación de riesgo financiero Moody's, en entrevista con AFP. @mundiario

 

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/economia/argentina-podria-estar-borde-nuevo-default-deuda-externa/20200424233118182709.html


© 2020 MUNDIARIO

MUNDIARIO

Compañía Mundiario de Comunicación S.L.
© Todos los derechos reservados.