Greta Grineviciute y Kestutis Cicenas lideran un drama que merece la pena ver

Slow es un largometraje de estilo clásico dirigido por Marija Kavtaradze, que pretende dar un enfoque romántico al tema de la asexualidad.
Greta Grineviciute y Kestutis Cicenas, protagonistas de Slow (2023)  Filmin
photo_camera Greta Grineviciute y Kestutis Cicenas, protagonistas de Slow (2023). / Filmin

El próximo viernes 17 de mayo, Filmin estrenará en exclusiva en plataformas digitales en España Slow, el segundo largometraje de la directora lituana Marija Kavtaradze. Esta película destaca por abordar de manera frontal la asexualidad, explorando el bajo o nulo interés por la actividad sexual, un tema poco tratado en la industria cinematográfica.

Con un enfoque de drama romántico clásico, Slow nos sumerge en la relación entre Elena, una bailarina, y Dovydas, un intérprete de lenguaje de signos, cuya conexión se ve desafiada por la asexualidad de él.

Greta Grineviciute y Kestutis Cicenas, en una escena de Slow (2023). / IMDb

Greta Grineviciute y Kestutis Cicenas, en una escena de Slow (2023). / IMDb

Slow representó a Lituania en la última edición de los Óscar después de su estreno mundial en el Festival de Sundance, donde Kavtaradze fue galardonada con el premio a la Mejor Dirección. La película fue estrenada en cines en España por Surtsey y Filmin el pasado mes de enero, y cuenta con la participación de la productora española Frida Films.

La directora describe la película como una reflexión sobre diferentes necesidades físicas y cómo estas afectan a una relación. También aborda las expectativas en una relación romántica, los roles de género y la necesidad de aprobación a través del deseo y el sexo. Para Kavtaradze, Slow trata sobre la autoaceptación y la honestidad con uno mismo y con los demás.

En cuanto al elenco, la película cuenta con las actuaciones destacadas de Greta Grineviciute, una bailarina profesional que debuta como actriz, y Kestutis Cicenas, conocido por su trabajo en Seima. Ambos actores formaron un tándem de química perfecta en el set, con la ayuda de la coordinadora de intimidad, Irma Pužauskaitė, quien aseguró el confort y la profesionalidad durante las escenas más íntimas.

El título de la película, según Kavtaradze, proviene de la canción Slow de Leonard Cohen y representa una defensa de la pausa en las relaciones en estos tiempos de inmediatez. La directora enfatiza la importancia de crear conexiones lentamente, en contraposición a las relaciones rápidas y superficiales.

Con Slow, Marija Kavtaradze desafía las convenciones del cine romántico al ofrecer una mirada fresca y valiente sobre el amor y la intimidad en la era digital. Con un elenco que interpreta a la perfección el mensaje de la película, Kavtaradze nos muestra que el amor no conoce límites y puede superar cualquier obstáculo, incluso aquellos de índole sexual. @mundiario