Peter Pan y Wendy, un live-action funcional pero no destacable

Disney se ha sumergido en muchas complicaciones por sus decisiones creativas, y su readaptación de Peter Pan se suma injustificadamente al disgusto popular.
Peter Pan y Wendy, una muestra de la sobreproducción de Disney
photo_camera Peter Pan y Wendy, una muestra de la sobreproducción de Disney

Por más de dos años Disney dio a conocer que comenzaría a trabajar en un proyecto que transportaría al mundo real el famoso cuento de Peter Pan, y, aunque ya habíamos tenido adaptaciones de este cuento en live-action, Disney solo había presentado su versión animada, por lo que los comentarios comenzaron a surgir en todos sentidos.

Por un lado había quienes se mostraban emocionados por tener una nueva versión de este personaje tan icónico; sin embargo, para muchos la sorpresa significaba un riesgo, pues los trabajos de este estilo que se han presentado solo han traído malas críticas por parte de los fans. 

¿Disney está en decadencia?

El incremento en la demanda de contenido para este monopolio de entretenimiento ha podido ser una de las causas por las que se haya optado por generar cantidad mejor que calidad; algo que se ha visto reflejado en sus marcas como Marvel, Star Wars, y por supuesto, los clásicos de Disney.

Aunque no podamos adjudicar todo a una sola razón, sí podemos especular que esta sobreproducción para tener contenidos vigentes es lo que ha llevado a la compañía del ratón a crear tantos remakes de sus historias originales; principalmente, la readaptación de sus animaciones al live-action.

Y a pesar de que cada nuevo producto es mal recibido, Disney no se ha detenido en la creación de estos contenidos, los cuales ha clasificado en dos categorías; los que van para la pantalla grande (como el caso de La Sirenita); y, por otro lado, las producciones exclusivas para su servicio de streaming, como el reciente caso de Peter Pan y Wendy.

Los contenidos para Disney+

A lo largo de esta era de las readaptaciones, hemos vivido 3 nuevas versiones de los clásicos animados; La Dama y el Vagabundo, Pinocho y ahora Peter Pan y Wendy. Por un lado, La Dama y el Vagabundo recibió críticas mixtas de los críticos, con elogios por sus actuaciones y actuación de voz, pero malas reseñas por sus efectos visuales, guión y ritmo; pasando a ser recordada solo por convertirse en el primer remake estrenado directamente en la plataforma.

Por otro lado, está una versión de Pinocho, la cual no fue solo una pésima adaptación que cultivó malas reseñas por parte de la crítica; sino que, además, tuvo que competir directamente con el gran trabajo que presentó Guillermo del Toro sobre el mismo personaje.

Finalmente, la versión de Peter Pan, la cual fue mal recibida desde su preproducción, a causa de una constante que surge entre los internautas sobre una “inclusión forzada”, la cual no es justificada ni genera valor verídico al debate crítico, pero que sí alcanza a dañar la reputación de la producción.

A todo esto, ¿es Peter Pan y Wendy una mala película?

Si y no, podemos considerar esta película desde diferentes ángulos; por un lado, es una buena película en comparación con las dos antes mencionadas, pues al ser creadas directamente para el servicio de streaming comparten características, de presupuesto, de libertad creativa, de desarrollo narrativo, entre otros.

Desde esta perspectiva, sobresale pues logra traer un cuento de hadas a un mundo real sin exageraciones; mantiene su toque mágico sin abusar de los recursos; sus efectos visuales aunque son limitados, no apoyan a la narrativa sin alejar demasiado al espectador de la inmersión.

La película además, destaca por sus actuaciones más naturales, alejadas de lo caricaturesco; y en esta ocasión Jude Law, quien es el actor más reconocido de la cinta, aporta un gran valor histriónico, a diferencia, por ejemplo, de Tom Hanks en Pinocho, quien no logra salvar la película.

Asimismo, esta versión al tener un toque más serio, aborda con mayor detenimiento las motivaciones de los personajes, demostrando el lado bueno y el lado malo de cada uno de los protagonistas.

Y por supuesto que no podemos dejar fuera el gran valor que aporta Daniel Hart en la musicalización, al incluir una orquesta impresionante que destaca en las escenas de acción mientras ambienta en los momentos más sentimentales.

Pero no todo es color de rosa

El mayor problema que destaca en la película es en el ritmo, a pesar de que la película tiene una duración considerable, todo sucede demasiado rápido, en menos de 20 minutos los personajes ya están volando a Nunca Jamás; y, aunque esto pueda parecer bueno, no ayuda al desarrollo de personajes.

Si bien, tenemos profundidad en los personajes principales; todos los demás personajes quedan al aire; los hermanos de Wendy, los Niños Perdidos, Tigrilla (y su tribu), campanita, e incluso la tripulación del Capitán Garfio solo son personajes que quedan en blanco, aparecen y rompen la tensión, pero no tenemos mayor información que aporte a sus motivaciones o acciones.

Aunado a esto, la profundidad que se trata en los tres personajes principales (Peter, Wendy y Garfio) hace que la resolución de sus problemas sea rápida, sus arcos son cortos, y no impulsan un alivio, solo cambian de ideales de un momento a otro.

Pasando a otro tema, los escenarios se ven muy limitados; la película se siente hasta cierto punto claustrofóbica pues siempre se trata de los mismos sitios y por lo general lugares cerrados sin demasiada vida. Lo cual, aunado a la ambientación característica del director David Lowery, terminan por dar un contraste extraño entre lo que se cuenta con lo que se ve.

En conclusión, Peter Pan y Wendy es una película rápida, sencilla, que apunta a demostrar algo más allá de lo conocido por la animación; que si es tu primer acercamiento a esta historia, es agradable, entretenida y funcional; sin embargo, tampoco destaca más allá de las películas creadas para streaming, dentro de su categoría es buena, pero puede pasar fácilmente desapercibida. @mundiario