Proyectos del cine latinoamericano en La Fabrique Cinéma de Cannes

Cintas de Brasil, Cuba, República Dominicana y Perú están presentes en el programa del Institut Français de apoyo a la coproducción, orientado a proyectos de los llamados “países del sur”.
Vista de los pabellones  de la  Village Internationale de Cannes /  Festival de Cannes
photo_camera Vista de los pabellones de la Village Internationale de Cannes. / Festival de Cannes.

La participación latinoamericana sigue a la baja en Festival de Cannes, una tendencia que se inició tras la pandemia y que este año está bajo mínimos en las secciones oficiales, con apenas un título de la región en competencia. Sin embargo, y como es habitual, el cine latinoamericano goza de relativa buena salud en las competencias paralelas, con títulos en la Quincena de Cineastas, la Semana de la Crítica y ACID.

Y también debemos señalar que hay proyectos de Brasil, Cuba, República Dominicana y Perú que han sido seleccionadas en La Fabrique Cinéma de Cannes, el programa del Institut Français de apoyo a la coproducción orientado a proyectos de los llamados “países del sur”, que tendrá su decimosexta edición en el marco del festival francés. Se trata de Resistencia de Yanillys Pérez, MOA de Marcel Beltrán, y El último rey de Víctor Checa, según informa el portal latamcinema.com.

Resistencia es el nuevo trabajo de la directora dominicana Yanillys Pérez, que tras debutar en 2016 con el largo documental Jeffrey, en 2017 participó en La Fabrique con otro proyecto de ficción, Candy Town. Este nuevo proyecto presenta la historia de Resistencia, una niña de 12 años que cuida de sus hermanas mientras su madre trabaja en una mina lejos de casa. Desafiando las probabilidades, Resistencia se embarca en la búsqueda de su madre para traerla de vuelta a casa. Sobre su motivación, Pérez expresa que la película “pretende iluminar la realidad de familias como la mía, destacando las cargas que soportan los niños y la fortaleza de las madres solteras. Explora la inversión de papeles entre una hija y una madre en medio de los retos de la vida. Ambientada en una mina de Larimar, la película ahonda en temas de responsabilidad y sacrificio, con elementos místicos que ofrecen esperanza y guían a los personajes hacia la comprensión”.

Producido por la dominicana YPR Films en coproducción con la francesa Novoprod Cinema y en etapa de desarrollo avanzado, el proyecto participa en Cannes en busca de agencias de ventas, distribuidoras y coproductoras europeas. El proyecto participó en el Foro de coproducción MAFF 2023 del Festival de Málaga, donde fue premiado, y en el Locarno Film Festival Open Doors, donde recibió el World Cinema Fund Audience Strategy Award.

Por su parte, MOA es el primer largo de ficción del director cubano afincado en Brasil Marcel Beltrán (La opción cero, La música de las esferas). El filme está ambientado en Moa, municipio cubano envuelto en la neblina al que llega una apasionada bióloga a reconciliarse con su pasado. Cuando empieza a tener síntomas de embarazo, se conecta misteriosamente con los fantasmas y leyendas del pueblo taíno. El director se inspira en la vida de su madre para hacer esta película ambientada en su pueblo natal. “Con el paso de los años, Moa se convirtió en una presencia tan cercana como distante en mi memoria, y esta especie de neblina emocional se convirtió en el telón de fondo para mi primer largometraje [de ficción]. La película explora el legado indio-cubano y su influencia mágica y espiritual en medio de los conflictos del mundo contemporáneo, manifestándose en la solastalgia que embarga a la protagonista”, relata Beltrán sobre su motivación.

Se trata de una producción de Mediocielo, compañía cubano-brasileña fundada por Beltrán junto a la productora y brasileña Paula Gastaud, en coproducción con la francesa JBA Production y la también brasileña Maria Farinha Filmes. En etapa de desarrollo avanzado, MOA ha participado en Locarno Open Doors Hub 2022 y Ventana/Sur Proyecta 2023, donde fue premiado con el premio Sørfond, y cuenta con el apoyo de Visions Sud Est, ArteKino International, Moulin d'Andé, CNC, Embajada Francesa en Cuba y Projeto Paradiso.

Consultada por LatAm cinema, Paula Gastaud cuenta que participan en Cannes en busca de coproducción con Canadá y Europa, con un especial interés en establecer alianzas con España, Holanda y Noruega. “El premio Sørfond en Proyecta nos permitirá participar en el pitching el próximo noviembre, la idea es llegar a este evento ya en contacto con productores noruegos”, asegura. Por otro lado, la productora brasileña viaja a Francia en busca de agencias de ventas, distribuidoras y canales de televisión “que permitan conseguir una financiación sin trabas, crucial para asegurar los recursos que todavía necesitamos para realizar el rodaje en Cuba”, según señala.

El tercer trabajo latinoamericano seleccionado en La Fabrique Cinéma es El último rey del peruano Víctor Checa, quien debutó en 2021 con Tiempos futuros, estrenado en el Festival de Tallin. Ambientado en la ciudad peruana de Piura en 2060, el filme está protagonizado por un adolescente hijo de una familia de terratenientes, quien despierta como vampiro en un mundo irreconocible para él, asolado por tormentas de arena, hambrunas y oscuridad. Busca refugio en la vieja y abandonada mansión familiar, donde conoce a dos valientes hermanas que sobreviven en medio del desierto.

El filme se presenta como un western de vampiros, géneros que el director se propone desafiar en el marco de la realidad peruana y la herencia colonial. “Trabajar dentro de un futuro hipotético me proporciona un marco para explorar y transmitir la esencia del tiempo en que vivimos, como un espectro reflejado desde un tiempo que aún está por llegar. Me esfuerzo por afrontar cuestiones que me han perseguido desde la infancia: ¿Qué nos espera si prevalecen ciertos comportamientos? ¿Cómo se manifiestan los fantasmas del pasado y qué revelan sobre nuestro presente? ¿Cuál es el peso de la herencia? ¿Hay esperanza?”, relata Checa en su motivación.

En etapa de desarrollo, El último rey es una producción de la peruana Candu Films en coproducción con las mexicanas Calouma Films y Cima Films y la alemana Black Forest Films. Según cuenta a LatAm cinema una de las productoras, Julia Cherrier (Calouma Films), el objetivo en Cannes es “aterrizar coproducciones internacionales y consolidar nuestro esquema financiero para filmar la película el próximo año”. @mundiario