Buscar

MUNDIARIO

Firma

Francisco R. Breijo-Márquez

Francisco R. Breijo-Márquez

Doctor en Medicina.

El autor, FRANCISCO R. BREIJO-MÁRQUEZ, doctor en Medicina, colabora en MUNDIARIO desde East Boston, Massachusetts (Estados Unidos). Es catedrático de Cardiología y jefe del departamento de Cardiología Clínica y Experimental (en excedencia voluntaria) en el East Boston Hospital. @mundiario
Sociedad
BALCONES FLORIDOS

Balcones floridos

Como gracias al salero y cordura de los que parten todo bacalao – fuere éste de Noruega o de ‘La Felipa’ (es un pueblo cercano donde dicen que se come de rechupete) – o se hace, los políticos y subalternos ampliamente votados – y por tanto- mandamases de lo que les venga en...
Sociedad
who-emblem

Ustedes no tienen vergüenza

Especialmente dedicado a la OMS o WHO (World Health Organization), al gusto de personas lectoras...Nota preliminar: Este escrito lo publiqué el Martes, 27 de Octubre de 2015 no importa dónde; es decir, hace cinco años exactos (la hora del escrito, no la recuerdo, de...
Sociedad
Un comité de expertos. / RR SS

No hago otra cosa que pensar en tí

¡Anda que no vas a dar el peñazo por obra y gracia de los expertos en ti y que casi nadie sabe quienes son; esos que a lo único a lo que se dedican es a especular empirizar y proclamar tesis infalibles cuando ni siquiera han elaborado una hipótesis nula que pueda ser revocada...
Sociedad
fake_news_revista_mine

Ya lo dije... vaya que sí

Si le digo que no leo últimamente ni «NEJM» ( norteamericana y de mi pueblo) ni « The Lancet» (británica), pueden creerme a pies juntillas. Ambas dos se han tenido que retractar públicamente sobre trabajos clínicos acerca del Cov-19.
Sociedad
Aturdido. / Pixabay

La catapulta de Mr. Stunned

Miró de reojo por la ventana a millares de gentes apelotonadas unas con otras aprovechando la pertinencia de horario permitido de salida al aluvión. Con máscaras y guantes, eso sí, pero al buen tuntún y sin distancia entre la basca.
Sociedad
Luz al final del tunel

Futuro imperfecto

Eso de empezar la mañana con la desazón de saber cuántos habrán caído esa noche al tiempo de conocer cuáles serán los nuevos y asombrosos protocolos de tratamiento, es ese tipo de desvelo que no le deseas ni al mejor de tus enemigos.