Buscar

MUNDIARIO

Las imágenes más eróticas de San Fermín, no exentas de polémica en España

"Sanfermines: borracheras, encierros ¿y tocamientos?" Así titula algún comentarista su crónica de la fiesta de San Fermín, que se celebra desde el 7 de julio en Navarra, con gran ambiente.
Las imágenes más eróticas de San Fermín, no exentas de polémica en España

Redacción

Análisis de @mundiario

Las imágenes más eróticas de San Fermín se van sucediendo, día tras día, pero no exentas de polémica en España. Miguel Ángel Medina explica en un artículo en elpais.com la situación creada.

Es una imagen típica cada año en los sanfermines: una muchacha muestra sus pechos -acaso empapados en vino- durante el chupinazo, o en cualquier otra concentración de gente, mientras numerosos brazos se acercan para manosearla.

Muchos medios incluyen estas fotos en sus galerías sobre la celebración en Pamplona, por lo que el contexto facilita considerarlas como algo divertido, simpático, alegre.

Los tocamientos pasan así a ser tratados por los medios como algo tan festivo como las borracheras o los encierros. El tratamiento mediático que se da a estos temas influye, y mucho, en la percepción que tiene el resto de la sociedad sobre ellos.

El secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Juan Manuel Moreno, ha defendido en su cuenta de Twitter la fiesta de San Fermín y ha instado a no permitir imágenes "deplorables de acoso a mujeres" como las que se han venido publicando este año.

Si las fotos de los tocamientos -que pueden ser consentidos, o no- se consideran algo festivo, los jóvenes aprenderán que están legitimados a hacerlo. Pero se supone que el hecho de que una mujer muestre sus pechos no significa "barra libre" para que todo el mundo que esté alrededor tenga derecho a tocárselos.

En las fotos de estas fiestas de San Fermín, además, las implicaciones son más graves: algunas jóvenes están claramente bajo los efectos del alcohol, mientras que a otras directamente les arrancan la ropa. ¿Es que con una mujer borracha vale todo?, se pregunta Miguel Ángel Medina.