Buscar

MUNDIARIO

Este truco podría ayudarte a tener relaciones sexuales con más frecuencia

Si eres alguien que tiene menos ganas que tu pareja y quieres tener relaciones sexuales más regulares, este artículo es para ti. 

Este truco podría ayudarte a tener relaciones sexuales con más frecuencia
Pareja en la cama. / El Confidencial.
Pareja en la cama. / El Confidencial.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

Para las personas en relaciones, si una pareja no se excita fácilmente o siente que nunca está de humor para el sexo, a veces puede parecer un problema irremediable. La discrepancia de deseo, cuando una pareja quiere más sexo que la otra, es un problema común en las relaciones a largo plazo. Las personas en esta situación a menudo reciben consejos sobre "condimentar las cosas" para aumentar el deseo, como juguetes sexuales, velas y lencería de encaje, pero a menudo, estas son solo curitas que no llegan a la raíz del problema. 

Si eres alguien que tiene menos ganas que tu pareja y quieres tener relaciones sexuales más regulares, lo recomendable es que adoptes un enfoque diferente al sexo por completo.

El caso de las “citas de primera base"

Cuando pases tiempo con tu pareja, retira las cosas genitales de la mesa. La idea detrás de este enfoque es hacer que la intimidad sea más accesible al deshacerse de las expectativas de un conjunto específico de actos sexuales.

Muchas parejas realmente tienen una gran expectativa sobre el sexo, y eso no permite que el deseo florezca. Lo que sucede cuando nos adentramos en estas rutinas relacionadas con el sexo o estos guiones, es como si pensáramos que tenemos que pasar de estar viendo tv a tener sexo, por ejemplo. 

Esa es la clave: escuchar lo que tu cuerpo quiere. Cuando no esperas que se comporte de cierta manera o que haga una determinada cosa, de repente abre tus sentidos para prestar atención a lo que tu cuerpo le dice que tiene ganas de hacer. Esto es particularmente importante para las personas que no tienden a excitarse fácil o inmediatamente por estímulos sexuales.

La pareja que tiene mayor deseo es así porque tiene acceso a la activación. Mientras que la pareja de menor deseo no accede tan fácil a la activación.

Una cita de primera base te permite pasar tiempo en un espacio sensual e íntimo sin sentir que hay una agenda o presión. No tienes que preocuparte por el hecho de que no te enciendes tan rápido como lo hace tu compañero, porque ese no es el punto. Es posible que desees participar en simples actos táctiles como frotar las manos, frotar los pies o acurrucarse en el sofá. La mayoría de las personas, cuando comienzan a ser tocadas, si realmente no hay presión, y si a la pareja le está prestando atención, comienzan a sentirse bien. 

Priorizar la energía sexual sobre los actos sexuales

Las parejas tienden a definir el sexo o ser sexual como el pene en la vagina o el coito. Lo recomendable es abandonar por completo el enfoque en las relaciones sexuales, e incluso el enfoque en tener orgasmos, que no son necesariamente un barómetro para el buen sexo. El sexo no tiene nada que ver con los actos específicos que haces, y definitivamente no se trata de objetivos. En cambio, la carne del sexo está más acerca de aprovechar ese espacio sexual embriagador junto con tu pareja. Es una energía más que cualquier otra cosa.

Si eres alguien que tarda más en excitarse o que no tiene muchas ganas espontáneas de tener relaciones sexuales, no necesitas tratar de cambiar esas cosas sobre ti. Es difícil obligarse a estar espontáneamente de humor para tener relaciones sexuales con más frecuencia. En cambio, si quieres más sexo en tu vida, hazlo simple. Concéntrate en pasar más tiempo en ese espacio mental con tu pareja, donde pueden disfrutar del tacto, el placer y la intimidad juntos. De eso se trata realmente el sexo.

Desde ese espacio, es posible que te encuentres ocasionalmente haciendo la transición al deseo sexual de forma más natural. Tu relación va a obtener muchos otros beneficios deliciosos de ser tan íntimos el uno con el otro.   @mundiario