Buscar

MUNDIARIO

¿Sexo en la oficina? Los pros y los contras de esta atrevida fantasía sexual

Puede ser tan fascinante como arriesgada. Ten en cuenta estos detalles.

¿Sexo en la oficina? Los pros y los contras de esta atrevida fantasía sexual
Sexo en la oficina. / thrillist.com
Sexo en la oficina. / thrillist.com

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición AMÉRICA. @mundiario

Tener sexo en lugares públicos y arriesgados es una de las mayores fantasías de las parejas. De todos los sitios la oficina tiene un especial atractivo para los más atrevidos. Una encuesta realizada por Business Insider a más de 2.500 personas, ha revelado que al menos el 84,5% de hombres y mujeres han fantaseado en algún momento de sus vidas con tener un encuentro íntimo furtivo en su sitio de trabajo o con algún compañero. De esta cifra, alrededor de la mitad han conseguido su objetivo.

Esta práctica puede ser tan fascinante como arriesgada. Veamos algunas de las ventajas y desventajas de tener sexo en la oficina:

> Pros

1. Disfrutar ir al trabajo. El estudio Workplace Romances: Going to Work Is Amazing and Really Fun, realizado por la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, señala que cuando se tiene algún romance en la oficina el trabajo, lejos de un suplicio, se convierte en un placer.

2. Aumento en la productividad. Otro de los hallazgos del estudio sueco mencionado anteriormente fue que aquellos que experimentar placer sexual en la oficina suelen rendir más. ¿La razón? El sexo sube la energía y la euforia y esto, a su vez, hace estar más feliz, motivado y dispuesto a trabajar más.  

> Contras

1. Falta de raciocinio empresarial. Cuando nos dejamos llevar por nuestras pasiones corremos el riesgo de cometer importantes errores. Según los expertos, el peor de ellos es dejar que el sexo influya en la toma de decisiones de trabajo. La recomendación en ese sentido, por supuesto, es aprender a separar las cosas. Olvídate de ascender o ser ascendido solo por compartir la cama con alguien.

2. Problemas con los compañeros. Para empezar hay que saber bien con ligar. Los jefes son un terreno peligroso, así que lo mejor es apostar a alguien que esté en un rango similar al nuestro. Además, es indispensable mantener en mente que la discreción debe ser la norma. Evita enviar correos subidos de tono cuando están en la oficina, las miradas delatadoras y los encuentros incómodos. @mundiario