Buscar

MUNDIARIO

El sexo con empatía, el único que deberías practicar

 Tienes que saber cómo es tu pareja, qué significa ser mujer u hombre, cuáles son sus necesidades, conocer sus deseos y sus fantasías, así como sus temores y lo que no le gusta.
 
El sexo con empatía, el único que deberías practicar
Una pareja disfrutando el sexo. / Pixabay
Una pareja disfrutando el sexo. / Pixabay

Jade Vega

Colaboradora.

El sexo es cosa de dos, casi siempre. La conexión y la reciprocidad entre ambos son fundamentales para que una relación sexual sea satisfactoria.

Y es ahí donde surge la empatía, que es muy importante. Conozcamos este concepto y cómo influye en la calidad de las relaciones sexuales. La empatía es un concepto utilizado en Psicología y describe la capacidad de una persona para percibir las emociones de otra, así como para identificarse con ella, o sea, lo que comúnmente llamamos ‘ponerse en el lugar del otro’.

De esta forma el poder de la empatía en el sexo es enorme si tenemos en cuenta que se refiere a la capacidad que tienes de conocer a tu pareja y saber qué necesita y qué requiere en cada momento. En esa línea en un estudio realizado por la Universidad de Baltimore, se concluye las personas con más empatía disfrutan más del sexo.

La investigación se hizo en tres mil parejas midiendo la regularidad de sus orgasmos y el placer que sentían por recibir del otro en vez de por dar ellos.

Los resultados hablaron por sí solos, pues se mostró que las personas que desarrollaban su empatía tenían mejores relaciones sexuales. Ahora bien, la empatía sexual, no es una tarea fácil, pero es alcanzable si tienes clara tu intención y la importancia que tiene en tus relaciones. Lo primero es conocer a tu pareja.

Tienes que saber cómo es, qué significa ser mujer u hombre, cuáles son sus necesidades, conocer sus deseos y sus fantasías, así como sus temores y lo que no le gusta.

Hoy se puede hablar de sexo de forma más sencilla y sin tanta pena y esto también es vital para tus relaciones sexuales. Así se pueden conocer mejor los gustos y necesidades, y también la posibilidad de expresarlos y compartirlos con tu pareja con el fin de añadir más conocimiento al bagaje sexual de la relación.

Por tanto, no tengas miedo de darte a conocer y de comunicar qué es lo que te gusta y qué no, fomentando así la confianza y la comodidad en un terreno quizá algo embarazoso en un principio. En el estudio mencionado, la mayoría de hombres afirmaron que disfrutaban especialmente otorgando placer a sus parejas.

Esto destierra el rol sexual del hombre que solo busca su propio deseo sexual. No olvides que la clave de una buena relación sexual es entender que la satisfacción también debe ser cosa de dos. @mundiario