Sexo anal: 8 realidades que todos deberían conocer antes de intentarlo

Una pareja. / RR SS
Una pareja. / RR SS

Es una de las prácticas más placenteras de todas pero también esconden muchos secretos. Te dejamos algunas claves. 

Sexo anal: 8 realidades que todos deberían conocer antes de intentarlo

El sexo anal continúa siendo uno de los grandes tabúes de la sexualidad. Sobre la penetración por el ano se ha dicho de todo desde siempre: que es dolorosa, que denigra a las mujeres, que es exclusivo para los homosexuales y una lista de mitos que realmente existen solo en la mente de cada quien. Pero pese a todo esto existen una realidad que no se puede negar: el sexo anal -bien ejecutado- es una de las prácticas más placenteras de todas.

Pareja sensual. lelo.com

Pareja sensual. / lelo.com

Según la revista Men’s Health estas son las 8 cosas que todos deberíamos tener presentes antes de intentar por la puerta trasera:

1. No hace daño. Es cierto que al principio puede dar pie a una sensación extraña, pero si se realiza correctamente, el sexo anal no debería ser doloroso.

2. El ano no se “agranda”. Uno de los mayores mitos respecto a esta práctica es la forma que adopta el ano posteriormente. Según los expertos el ano se dilata para acomodar el pene o algún juguete que entran y luego vuelve a la normalidad.  Lo propio ocurre con una evacuación intestinal común y corriente, así que no hay necesidad de preocuparse.

3. Puede causar un orgasmo. Los orgamos anales existen y son muy placenteros. La razón es sencilla: el ano tiene una inervación muy rica, que puede hacer que la penetración se sienta más intensas.

4. ¿Probarlo después del climax? La respuesta es sí. La clave para que el sexo anal sea placentero y no doloroso es que la excitación esté en su punto más alto, así que intentarlo cuando ya se haya alcanzado el climax es una buena opción.

5. La comunicación es todo. Antes de intentar cualquier movimiento habla con tu pareja. Olvidate de inventar e intentar sorprender.

6. Usa preservativos. Siempre. Para cualquier práctica. Un grave error es creer que en el sexo anal no se debe utilizar preservativo y no hay nada más alejado de ello. Los condones reducen la fricción y proporcionan una entrada suave. Indispensable: cambiar el preservativo si se va a pasar de la vagina al ano o viceversa.

7. Prueba un juguete. Los consoladores pueden ser una gran manera de explorar el juego anal. Son ideales para el juego previo. Habla con tu pareja y consigue el que mejor se adapte para ambos.

8. No fuerces a tu pareja. Este es un punto en el que todos los sexólogos coinciden: a pesar de que a un montón de hombres y de mujeres les resulta placentero, el sexo anal no es un elemento esencial para tener una vida sexual plena. Así que si tu pareja se niega rotundamente lo mejor es que encuentres otra forma de divertirte. @mundiario

Sexo anal: 8 realidades que todos deberían conocer antes de intentarlo
Comentarios