Una prostituta escribe una carta que reabre el debate sobre el trabajo sexual

Un muro de ladrillo que alude a la prostitutión Pixabay
Un muro de ladrillo que alude a la prostitución. / Pixabay

“Siempre pierdes algo, siempre inviertes algo. Y el trabajo sexual me enseñó a poner límites. A decir que sí y a decir que no. A poner mi placer en juego”, concluye Riot.

Una prostituta escribe una carta que reabre el debate sobre el trabajo sexual

María Riot es una trabajadora sexual que escribió un post en su página de Facebook. Con sinceras y brutales palabras, el post reabre un debate que parece no tener fin: la prostitución. Alrededor del mundo, la prostitución ha sido un oficio señalado por todos y apoyado por nadie.

Riot expreso en un texto breve e intenso sobre lo que piensa acerca del sexo y el meretricio. Dicho texto, trae a colocación uno de los argumentos principales de las trabajadoras sexuales libres: la disposición y control del propio cuerpo bajo sus propias normas.

“Cuánto tiempo perdí teniendo sexo gratis”, expresa la trabajadora sexual en el post. Asimismo, ella agrega que accedía a tener sexo con hombres por sentir una especie de deuda. “A veces hacía lo que la persona con la que estaba quería, me hacía o decía”.

“Cuántas salidas en las que por no agradecer e irme a casa accedí a ir al hotel porque pensé que eso sería lo que tenía que hacer, cuántas veces que dije que sí a cosas que en realidad no quería hacer, pero que para no quedar mal o porque me gustaba la persona, las hice igual. Cuántas cosas naturalicé y dejé pasar solo porque eran mis novios o novias y el amor me hacía dejar las preferencias y gustos a un lado para complacer al otro a toda costa sin siquiera decir qué era lo que yo quería en realidad”.

Sin importar su procedencia, la prostitución está presente tanto en países ricos como pobres. Sin embargo, algunos gobiernos del mundo han accedido a legalizar este oficio sexual, mientras que otros se niegan profundamente hacerlo.

“Siempre pierdes algo, siempre inviertes algo. Y el trabajo sexual me enseñó a poner límites. A decir que sí y a decir que no. A poner mi placer en juego”, concluye Riot.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

Una prostituta escribe una carta que reabre el debate sobre el trabajo sexual
Comentarios